Mujer

Jueza Karen Atala dice: “al quitarme mis hijas me dejan sin identidad”

La jueza añadió que "se sintió "como si me hubieran desnudado y arrojado a la plaza pública"

Por:  EFE

La jueza chilena Karen Atala Riffo consideró hoy que antes de ser lesbiana fue “madre” y ello es “parte” de su identidad, y al quitar la justicia de su país la custodia de sus hijas, la dejaron sin ella.

“El ser mujer, ser madre es parte de mi identidad, al quitarme a mis hijas me dejan sin ella“, señaló Riffo en una emotiva declaración en la audiencia que abrió hoy en Bogotá la primera jornada del 92 período ordinario de sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

El tribunal inició el período con el caso de Atala, una mujer de origen palestino, a quien presuntamente en Chile el Estado le violó varios de sus derechos fundamentales.

Atala fue privada de la custodia de sus tres hijas desde hace ocho años “por su orientación sexual” y desde entonces las menores viven con su padre.

Según relató hoy, el padre de las menores (que hoy cuentan con 17, 13 y 11 años) ha señalado que “ser lesbiana, es ser mala madre, porque las lesbianas son promiscuas”.

La jueza añadió que “se sintió “como si me hubieran desnudado y arrojado a la plaza pública”, al referirse al momento en que fue juzgada por sus propios colegas, pues su exmarido la demandó.

En la primera sesión las partes presentaron argumentos e interrogaron a expertos en asuntos de la misma legislación chilena y del fallo del Supremo de ese país que fue demandado por Atala y algunas ONG.

Tanto los representantes de las víctimas, como del Estado (chileno), inquirieron a los expertos sobre el alcance de los derechos de los niños, la afectación de los mismos en caso de no ser escuchados o en la integración o desintegración de la familia.

La Corte se concentra en esta ocasión en la primera demanda de discriminación por orientación sexual presentado ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, primero ante la Comisión (CIDH) y luego ante ese tribunal.

Helena Olea, una de las abogadas de Atala, dijo a Efe en Bogotá que el fallo que emita el tribunal sentará un precedente en América.

Olea añadió que este caso es particular por cuanto se trata de “una madre que no ha podido estar presente en la crianza de las niñas” y a la que cada vez le es más difícil visitarlas.

Señaló que el padre llevó a vivir a las chicas a más de 800 kilómetros del lugar en el que reside la madre.

La letrada insistió en que en la vista centrará los argumentos en “las violaciones” a los derechos de Atala y de las niñas, y confía en que el fallo suponga “garantías de no repetición” en ninguna parte de América y en una situación similar.

Más Noticias

Más Noticias