Mundo

Argentina y FMI llegan a acuerdo para refinanciar deuda de cerca de USD 45.000 millones

El pasado mes de enero, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció un principio de acuerdo para la reestructuración del préstamo que concedió al gobierno de Macri.

El acuerdo aún está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que ha sido informado de manera informal sobre los elementos del programa propuesto. AGENCIA UNO/ARCHIVOEl acuerdo aún está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que ha sido informado de manera informal sobre los elementos del programa propuesto. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El acuerdo aún está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que ha sido informado de manera informal sobre los elementos del programa propuesto. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Gobierno argentino alcanzaron un acuerdo sobre las políticas económicas y financieras respaldadas por un Acuerdo del Servicio Ampliado del Fondo de 30 meses, que ascenderá a 45.000 millones de dólares.

El pasado mes de enero, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció un principio de acuerdo para la reestructuración del préstamo de 45.000 millones de dólares que el organismo concedió a la anterior Administración de Mauricio Macri.

Dos meses después, el equipo del FMI encabezado por Julie Kozack, directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental, y Luis Cubeddu, jefe de Misión para Argentina, han informado en un comunicado la consecución de un acuerdo a nivel técnico que aún está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que ha sido informado de manera informal sobre los elementos del programa propuesto.

Antes de superar este trámite el Congreso de Argentina deberá aprobar el programa económico y financiero incorporado en el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras y los documentos relacionados que las autoridades compartirán con los legisladores.

Esta consideración legislativa, ha recordado el FMI, es requerida por el derecho interno argentino.

El equipo liderado por Kozack y Cubeddu ha explicado que el objetivo del programa es proporcionar al país apoyo presupuestario y de balanza de pagos para abordar los desafíos económicos "más apremiantes del país y mejorar las perspectivas de todos los argentinos, mediante la implementación de medidas diseñadas para promover el crecimiento y la protección de programas sociales esenciales".

Asimismo, han recalcado que el programa es "pragmático y realista, con políticas creíbles para fortalecer la estabilidad macroeconómica y mejorar las condiciones necesarias para comenzar a atender los profundos desafíos para un crecimiento sostenible en Argentina".

Entre los objetivos del programa, se busca abordar de manera duradera la alta inflación persistente a través de una estrategia múltiple que involucra una reducción de la financiación monetaria del déficit fiscal y un nuevo marco para la política monetaria, con el objetivo de generar tasas de interés reales positivas para respaldar la financiación interna, que junto con otras medidas, ayudará a promover una reducción continua de la inflación a lo largo del tiempo.

Asimismo, ambas partes han acordado un conjunto de políticas de ingresos, con énfasis en la progresividad, la eficiencia y el cumplimiento tributario, así como en las políticas de gastos, con el objetivo de reducir los subsidios energéticos no focalizados y la reorientación del gasto hacia inversiones sociales y de infraestructura más productivas, para fortalecer la sostenibilidad de la deuda y, al mismo tiempo, apoyar la recuperación.

El programa también buscará fortalecer la balanza de pagos de Argentina a través de políticas que apoyen la acumulación de reservas y las exportaciones netas, y que allanen el camino para un eventual reingreso de Argentina a los mercados internacionales de capital. Aquí también se incluirán políticas para mantener un tipo de cambio efectivo real competitivo.

Además, el programa incluirá elementos para mejorar el crecimiento y la resiliencia a través de políticas para movilizar el ahorro interno, fortalecer aún más la gobernabilidad y la transparencia, y fomentar la inclusión laboral, de género y financiera.

También se tomarán medidas para alentar la inversión y promover la sostenibilidad y la eficiencia de los sectores económicos estratégicos, como el energético.

En conjunto, estas medidas "serán fundamentales" para comenzar a abordar las restricciones para un crecimiento más sostenible e inclusivo. Por último, también se espera que el programa catalice apoyo adicional financiero internacional.
 

Más Noticias

Más Noticias