Mundo

Cómo se han entregado los bonos y ayudas por la pandemia en América

Diversos países de la región -entre ellos Chile-, han creado planes de ayuda a las familias con montos y coberturas establecidas.

Los datos fueron entregados por un informe de Cepal. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Los datos fueron entregados por un informe de Cepal. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Diversos países de América han establecido programas de bonos y ayudas económicas a lo largo de la pandemia de COVID-19, estableciendo montos y coberturas puntuales para grupos específicos de la ciudad.

Según una publicación de La Tercera, que se elaboró con antecedentes recopilados por Cepal en su informe Panorama Social 2020, naciones como Estados Unidos, Brasil, Argentina y Chile han elaborado sus propios planes en beneficio de las familias que sufrieron una disminución en sus ingresos por las cuarentenas y el cierre de la economía.

En el caso de los estadounidenses, se estableció la entrega de tres cheques de entre 600 a 1.400 dólares, cuya distribución se determinó considerando el ingreso bruto ajustado anual (AGI, en inglés) correspondiente a 2020 o 2019, dato que calcula el Servició de Impuestos Internos (IRS, en inglés), restándole al sueldo bruto las deducciones permitidas, como intereses de préstamos estudiantiles, pagos de pensión alimenticia o contribuciones de jubilación.

Para Brasil, en tanto, los beneficios sociales se centraron en la entrega de dos auxilios de emergencia (entregados en 2020 y 2021), los que implican transferencias a través de pagos que realiza la Caja Económica Federal de forma mensual.

La ayuda tienen un corte de elegibilidad por ingresos para individuos de hasta medio salario mínimo (550 reales o US$96) y para grupos familiares de tres salarios mínimos (3.300 reales). Sobrepasados esos umbrales, el promedio de ayuda que se recibirá mensualmente, entre abril y julio, será de 250 reales.

Los sectores más beneficiados con estas ayudas fueron las mujeres jefas de hogar, quienes accedieron al máximo de 375 reales.

Argentina, por su parte, impuso un Ingreso Familiar de Emergencia, al cual pudieron acceder tres veces, con posibilidades de extensión, las personas desempleadas, quienes trabajan en la economía informal, los que están inscritos en las dos categorías más bajas de un total de 11 escalas del monotributo, trabajadoras de casas particulares y personas que cobran Asignación Universal por Hijo o Asignación por Embarazo para Protección Social.

Con estos requisitos cumplidos, solo un integrante por familia podía acceder a un cheque mensual y estandarizado por 10.000 pesos argentinos mensuales (US$107,36 al cambio actual, unos $75.000 chilenos).

Para formar parte de ese grupo, los argentinos debieron pasar dos etapas en el formulario digital de Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), la de “Preinscripción” y la “Inscripción, Solicitud y Validación de Datos”.

En 2021, y ante la continuidad de la emergencia, el Gobierno implementó el Refuerzo de Emergencia Sanitaria, el cual está dirigido a mucho menos personas, solo el 6% en relación al 20% que adquirió el IFE, y consta de una sola transferencia 15.000 pesos argentinos.

Chile presentó el ya conocido Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que estableció un IFE 2020, el bono de clase media 2020 y el nuevo IFE ampliado de 2021, al que se agregó el bono de clase media. Estas entregas han sido cuestionadas por algunos sectores, que afirman que no son universales y que no alcanzan a cubrir la alternativa del retiro de fondos previsionales de los ahorros individuales.

Más Noticias

Más Noticias