Mundo

Denuncian fiesta clandestina en que participó hijo de vedette argentina

El joven habría invitado a 560 personas a su cumpleaños pasando por alto las restricciones que establece el protocolo sanitario.

El joven podría ser expulsado por transgredir normas sanitarias en medio de una pandemia. (Agencia UNO/Archivo)
El joven podría ser expulsado por transgredir normas sanitarias en medio de una pandemia. (Agencia UNO/Archivo)

Adriano Sessa, hijo de la actriz y ex vedette argentina Mónica Gonzaga, podría ser expulsado de Uruguay tras ser señalado como el organizador de una fiesta clandestina con un centenar de personas en Punta del Este.

Según la Dirección General de Higiene y Medioambiente de Uruguay, el joven habría invitado a 560 personas a su cumpleaños pasando por alto las restricciones que establece el protocolo sanitario para las reuniones sociales en ese país.

Al ser alertada la policía municipal, los efectivos concurrieron a la propiedad ubicada en Bahía del Pinar para disolver la celebración realizada el sábado por la noche y notificar a la fiscalía.

Además se solicitó incautar los artículos utilizados en el evento, entre los que se incluyen un proyector, una mezcladora, luces, parlantes, una caja amplificadora y un computador, según consignó el medio local FmGente.

Asimismo, el hijo de la ex vedette podría ser expulsado por transgredir normas sanitarias en medio de una pandemia. Según informó La Nación, el Ministerio del Interior de Uruguay se encuentra analizando revocar la residencia y expulsar al hijo de Mónica Gonzaga.

“El comportamiento del organizador de la fiesta clandestina desnaturaliza el beneficio de residencia otorgado por las autoridades nacionales y lo haría pasible de expulsión por incumplir la ley 19.932, que reglamentó el artículo 38 de la Constitución para prohibir las aglomeraciones de personas que generen un notorio riesgo sanitario”, indicó el mismo medio.

La ex vedette dio su versión del festejo y aseguró que “mi hijo hizo una reunión en casa para 20 personas, armaron un flyer porque vivo en un lugar sin calle con nombre sobre el mar, lo viralizaron y empezó a caer gente desconocida. Quiso sacarla, no logró y uno de los amigos llamó a la policía. Serían 100 personas”.

Más Noticias

Más Noticias