Mundo

Descubren variante japonesa del COVID-19

Esta nueva mutación E484K, conocida como ‘ERIK’, fue encontrada en cerca del 70% de los pacientes afectados de coronavirus en un hospital de Tokio durante el mes de marzo.

El Tokyo Medical and Dental University comunicó la detección de esta mutación. (Archivo/Agencia UNO)
El Tokyo Medical and Dental University comunicó la detección de esta mutación. (Archivo/Agencia UNO)

En la ciudad de Tokio en Japón, se reportó el descubrimiento “ERIKk”, una nueva variante del COVID-19 que mostró resistencia a las vacunas y la inmunidad que estas producen.

Según informó la cadena japonesa NHK, esta nueva mutación E484K, conocida como ‘ERIK’, fue encontrada en cerca del 70% de los pacientes afectados de coronavirus en un hospital de durante el mes de marzo. El Tokyo Medical and Dental University comunicó la detección de esta mutación en 10 pacientes de los 14 sobre los que se realizó una secuenciación genómica del virus.

Esta nueva variante es una modificación en el SARS-CoV-2 que reduce sensiblemente la efectividad de las vacunas, porque disminuye la capacidad neutralizante de algunos de los anticuerpos producidos al estimular la respuesta inmune que bloquean la entrada del virus en las células. Junto a ello, también preocupan sus posibles consecuencias en la transmisibilidad de la enfermedad.

El virólogo y profesor de Microbiología de la Universidad CEU San Pablo, de España, Estanislao Nistal, explicó el medio español 20minutos que “esta mutación afecta bastante a la capacidad neutralizante de algunos de los anticuerpos producidos al estimular la respuesta inmune que bloquean la entrada del virus en nuestras células”.

Nistal agregó que “cuando nos hemos infectado antes con otras variantes diferentes, algunos anticuerpos no funcionan. Sin embargo, eso no significa que dejemos de tener inmunidad. Es capaz de reducir la eficacia, pero no la elimina”, aseguró.

Por su parte, Fabrizio Pregliasco, virólogo de la Universidad de Milán, indicó a Infobae que “no es de extrañar que existan variantes, porque se estima que puede haber 1.200, de las cuales 400 están en observación, pero no es aterrador”. Además, señaló que “no será difícil” modificar las vacunas para ser más efectivas.

“Descubrir nuevas variantes se puede leer como un hecho positivo. Significa que hemos mejorado en nuestras investigaciones. Si la primera en ser identificada fue la británica, no es del todo seguro que haya ‘nacido’ allí mismo, pero los británicos fueron capaces de hacer un excelente trabajo de secuenciación”, asegura.

Más Noticias

Más Noticias