Mundo

Egipto: Ejercito exige el fin de las protestas y la multitud no cede

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas en Egipto ha anunciado hoy en un comunicado que pondrá fin a la Ley de Emergencia, vigente en el país desde 1981, "inmediatamente después de que se termine la situación actual". Así lo ha dicho tras reunirse y agregar  que no perseguirán a los "honorables (ciudadanos) que rechazaron la corrupción y pidieron las reformas". 

Por:  El Dínamo

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas en Egipto ha anunciado hoy en un comunicado que pondrá fin a la Ley de Emergencia, vigente en el país desde 1981, “inmediatamente después de que se termine la situación actual”. Así lo ha dicho tras reunirse y agregar  que no perseguirán a los “honorables (ciudadanos) que rechazaron la corrupción y pidieron las reformas”.

Según las autoridades egipcias, todos los asuntos que estudia el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas son trasladados informado al comandante supremo de las Fuerzas Armadas, que sigue siendo el presidente Hosni Mubarak.

La nota de las Fuerzas Armadas insiste en una serie de pasos que ya han sido anunciados por Mubarak y ratificados por el vicepresidente Omar Suleimán y el primer ministro, Ahmed Shafiq.

El comunicado número dos del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas dice textualmente:

“De acuerdo con la situación actual en la que se determina el destino del país, dentro del marco de seguimiento continuo de los sucesos internos y externos, lo que se ha decidido con la delegación de prerrogativas en el vicepresidente, y creyendo en nuestra responsabilidad nacional en la conservación, la estabilidad y el mantenimiento de la paz del país, el Consejo ha decidió garantizar el cumplimiento de las siguientes medidas:

1A.- Poner fin al Estado de Emergencia en cuanto acabe la situación actual.

1B.- Tomar una decisión sobre las impugnaciones electorales y llevar a cabo medidas al respecto.

1C.- Aplicar las necesarias reformas legislativas.

1D.- Llevar a cabo elecciones presidenciales transparentes y libres a la luz de lo que se ha decidido con respecto a las modificaciones constitucionales.

2.- Las Fuerzas Armadas se comprometen a llevar a cabo las demandas legítimas del pueblo e intentar conseguirlas a través del seguimiento de la ejecución de estas medidas en los tiempos determinados con toda precisión y decisión hasta que se traspase el poder pacíficamente para llegar a la comunidad democrática libre a la que aspira el pueblo.

3.- Las Fuerzas Armadas afirman que no van a perseguir a los honorables (ciudadanos) que rechazaron la corrupción y pidieron la reforma y advierten sobre la desestabilización de la seguridad y la integridad de la patria y de los ciudadanos, así como confirman la necesidad de regular el trabajo en las instituciones del Estado y la vuelta a la normalidad para preservar los intereses y las propiedades de nuestro gran pueblo.

Que Dios proteja a la patria y a los ciudadanos”. 

Dichas palabras han sido recibidas con dudas tanto por los analistas como por la población. Esto ya que no ven en ellas una clara definición del Ejercito en torno a la grave situación política que vive el país. Ayer, los militares habían dado esperanzas a los opositores en que tendrían su respaldo, llegando al punto de expandirse las especulaciones sobre una inminente renuncia del dictador Hosni Mubarak. Sin embargo, todo se frustró, luego del desafío lanzado en la tarde por el gobernante en el sentido de que no piensa dejar el poder hasta septiembre,

En tanto, para hoy se siguen convocando manifestaciones y ya son miles los opositores que se reúnen a las afueras del Palacio presidencial. Muchos por ellos daban por hecho que hoy sería el primer día del la era post Mubarak, por lo que se augura una jornada de máxima tensión. 

mf-mv-jfu/ag/rml

Más Noticias

Más Noticias