Mundo

Escándalos, Diana, Malvinas y el Brexit: los momentos clave en el reinado de Isabel II

La reina Isabell II falleció este jueves 8 de septiembre a los 96 años en Escocia. Desde pequeña supo el cargo que asumiría, sin imaginar que llegaría a siete décadas en el trono. 

Con versiones de una cercanía y otras de distancia absoluta, sobre todo por su rompimiento con el príncipe Carlos, la relación de la reina Isabel II con su nuera Diana de Gales ha sido un tema excluyente en la historia de la familia real.
Con versiones de una cercanía y otras de distancia absoluta, sobre todo por su rompimiento con el príncipe Carlos, la relación de la reina Isabel II con su nuera Diana de Gales ha sido un tema excluyente en la historia de la familia real.

Los ojos del mundo miran al Reino Unido. La reina Isabel II falleció este jueves 8 de septiembre en el Castillo de Balmoral, Escocia. Con 96 años a cuestas y 70 en el trono, Isabel fue la monarca más longeva y de máximo reinado en la historia de la humanidad, superando a su tatarabuela Victoria y al rey Jorge III.

Desde su lugar a la cabeza de la monarquía británica, cuando tenía 25 años, Isabel II fue testigo de algunos de los hitos más relevantes de la humanidad en su historia moderna, como fueron la Guerra Fría y la carrera espacial, así como los procesos de independencia de la mayoría de las naciones que conformaban su reino. 

En la actualidad, la reina Isabel II se mantenía como la jefa de Estado de 15 naciones: Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Granada, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón y Tuvalu.

En 70 años de reinado, Isabel II vio el paso de 12 primeros ministros de Gran Bretaña, incluida la recién asumida Lizz Truss, con quien incluso se reunió a comienzos de esta semana, transformándose así en una de las últimas actividades protocolares que encabezó la soberana.

Los escándalos familiares

Su reinado no estuvo exento de polémicas, siendo la principal de ellas la muerte de Diana, primera esposa de su hijo Carlos, el príncipe de Gales, quien asumió como nuevo monarca ahora que se confirmó el deceso de su madre.

El fallecimiento de Lady Di, como se le conocía mediáticamente, afectó fuertemente la reputación monárquica, pues siempre quedó un manto de dudas en torno al fatal accidente que le costó la vida a la princesa en Paris. A propósito de ese evento, se produjo una de las más célebres y recordadas intervenciones públicas de la reina, en la que habló directamente al mundo en cadena nacional, en vivo, como nunca fue la costumbre, para mostrar su afectación por los hechos.

Polémica es y será, también, la fortuna de Isabel II. A pesar del manifiesto interés por transparentar sus cuentas (estimadas en 14.300 millones de euros) y pagar impuestos, en 2017 se develaron los “Papeles del Paraíso” que dieron cuenta de inversiones millonarias a través de uno los ducados de la reina en fondos offshore en las Islas Caimán.

La vida de la familia real, en tanto, siempre expuesta mediáticamente, ha estado marcada por desavenencias. Como la relación extramarital de Carlos con su actual esposa, Camila Parker, o la pública y bullada polémica del matrimonio entre el príncipe Harry y su esposa Megan Markle, quien denunció públicamente actitudes racistas de la reina y la familia real, lo que motivó a ella y a Harry a renunciar a los beneficios de formar parte de la monarquía y radicarse en Estados Unidos.

Guerras y decisiones políticas

La influencia de Isabel II fue total en todas las esferas de la vida pública británica. Hasta el día de hoy, al monarca era activa en la vida política, siempre al tanto del acontecer mundial y sosteniendo reuniones semanales periódicas con todos los primeros ministros con los que tuvo que relacionarse a lo largo de su estadía en el trono.

En total, completó más de 80 visitas oficiales de Estado durante su reinado y jugó un rol determinante en situaciones complejas, como fueron la Guerra de las Malvinas y el Brexit del Reino Unido.

En las Malvinas se jugó al ciento por ciento por una victoria inglesa, patrocinando y apoyando la gestión de Margaret Thatcher, a pesar de sus diferencias políticas e ideológicas. Con el patrocinio de la monarca, Thatcher llevó al Reino Unido a una victoria, forjando así su carácter de “Dama de Hierro”, que pasó a la historia por su rigor y fiereza para lograr que los europeos se quedaran con la disputa bélica.

En el Brexit, en tanto, hace apenas un par de años, Isabel rompió la neutralidad de la corona y accedió a las peticiones del entonces primer ministro Boris Johnson para intervenir ante el Parlamento británico y, así, propiciar el escenario que luego terminaría con el Reino Unido definiendo su salida de la Unión Europea (UE).

El mundo entero mira hacia el Reino Unido y los historiadores comienzan sus análisis e interpretaciones. Será el fin de siete décadas de reinado. Un nuevo mundo se avecina.

Más Noticias

Más Noticias