Mundo

Guaraníes bolivianos bloquean ruta hacia Argentina en apoyo a marcha indígena

Organizaciones de campesinos y productores de coca afines al Gobierno de Morales, que defienden la construcción de la carretera, financiada por Brasil, han amenazado también con bloqueos y protestas para impedir la marcha indígena.

Por:  EFE

Indígenas guaraníes bloquearon hoy la principal carretera entre el oriente de Bolivia y Argentina, para exigir al presidente Evo Morales que dialogue con los grupos étnicos que marchan en rechazo a la construcción de una ruta que atravesará un parque nacional.

Unos 300 guaraníes de Santa Cruz (este) bloquearon con troncos y piedras el paso cerca del pueblo de Abapó en el departamento oriental de Santa Cruz, informó la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente (Cidob) en un comunicado.

El presidente del Consejo de Capitanes Guaraníes de Santa Cruz, Ernesto García, dijo a la radio Erbol que “la toma de la carretera es indefinida” y que la suspensión del bloqueo “dependerá de la voluntad del Gobierno” para atender las demandas de los indígenas.

Los guaraníes de la región sureña de Chuquisaca anunciaron que mañana se unirán a los bloqueos de caminos para pedir a Morales que vaya a dialogar con los indígenas que realizan hace dos semanas una caminata desde la Amazonía hasta La Paz contra una ruta que pasará por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Los representantes de las etnias del oriente y el occidente del país comenzaron la protesta el 15 de agosto pasado y caminaron unos 150 kilómetros hasta el pueblo de Totaizal, donde aguardan desde el sábado a la espera de concretar el diálogo con Morales.

El Gobierno envió la semana pasada a algunos ministros para que dialoguen con las etnias en la Amazonía, pero los indígenas insistieron en que solo negociarán con el mandatario y después pidieron la presencia de por lo menos diez ministros para acordar las bases de una negociación con Morales.

Las etnias y grupos ecologistas se oponen a la carretera porque temen que ocasione fuertes daños ambientales, además de la invasión de colonos y productores de hoja de coca en el Tipnis, una reserva rica en flora y fauna situada en el centro de Bolivia.

El Gobierno, por su parte, defiende el proyecto alegando que es vital para la integración vial del país y ha ofrecido a los indígenas estudiar opciones para que la ruta no pase por el parque, aunque los grupos étnicos no confían en ese ofrecimiento.

Organizaciones de campesinos y productores de coca afines al Gobierno de Morales, que defienden la construcción de la carretera, financiada por Brasil, han amenazado también con bloqueos y protestas para impedir la marcha indígena.

A estas últimas advertencias hoy se sumó el Movimiento Sin Tierra, cuyo líder, Valentín Colque, dijo a los medios que ese sector intervendrá la marcha indígena “en cualquier momento”.

El ministro boliviano de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, dijo hoy en rueda de prensa que si los indígenas quieren reunirse tendrán que enviar una delegación a algún pueblo cercano a la marcha porque ya no se enviarán autoridades para dialogar en la carretera.

Agregó que el presidente Morales “está en disposición de recibirlos en el Palacio de Gobierno”, aunque los indígenas insisten en que el mandatario debe ir a su encuentro en la Amazonía.

Más Noticias

Más Noticias