Mundo

Inmigración: Nueva Zelandia cierra puerta mano de obra no calificada y se enfoca en los ricos

El gobierno de Jacinda Arden anunció que reduciría las posibilidades de ingresar al país principalmente a aquellas personas a los clasificó como trabajadores de "baja calificación" y bajos salarios.

El ministro de Desarrollo Económico, dijo que revisarán la categoría de migrantes calificados. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El ministro de Desarrollo Económico, dijo que revisarán la categoría de migrantes calificados. AGENCIA UNO/ARCHIVO

El sueño de la emigración a Nueva Zelandia será menos accesible, al menos para aquellos que no entran en la categoría de mega-ricos.

El gobierno de Jacinda Arden anunció que reduciría las posibilidades de ingresar al país principalmente a aquellas personas a los clasificó como trabajadores de “baja calificación” y bajos salarios.

“Cuando nuestras fronteras se abran completamente de nuevo, no podemos permitirnos simplemente abrir el grifo a la configuración de inmigración anterior”, dijo el ministro de Desarrollo Económico, Stuart Nash, en un discurso a líderes empresariales, donde señaló algunos cambios radicales que podrían existir en el futuro para la inmigración en Nueva Zelanda.

“El Covid-19 ha destacado claramente nuestra dependencia de la mano de obra migrante, en particular la mano de obra migrante temporal. La presión que hemos visto sobre la vivienda y la infraestructura en los últimos años significa que debemos adelantarnos al crecimiento de la población ”, afirmó la autoridad según consigna The Guardian. 

“Los altos niveles de migración han contribuido al 30% del crecimiento de la población total de Nueva Zelanda desde principios de la década de 1990. Esto significa que las empresas han podido depender de mano de obra menos calificada y suprimir los salarios en lugar de invertir capital en plantas y maquinaria que mejoran la productividad, o emplear y capacitar a neozelandeses para que trabajen”, expresó Nash.

Asimismo, señaló que las visas temporales deberían ser solo para lo que se considera una auténtica escasez de habilidades, por lo que se revisará la categoría de migrantes calificados.

El ministro de Nueva Zelandia dijo que el gobierno “fortalecerá tanto los requisitos mínimos del empleador como la prueba del mercado laboral que deben cumplirse antes de que se pueda contratar a un migrante”. De esta forma, el gobierno “alentaría a los empleadores a contratar, capacitar y mejorar a más neozelandeses para cubrir la escasez de habilidades”, dijo Nash.

Junto a ello, el gobierno liderado por Jacinda Arden también anunció nuevas estrategias para apuntar a inversores ricos. El ministro de Desarrollo Económico dijo que esto permitiría a más de 200 inversores internacionales viajar a Nueva Zelanda durante los próximos 12 meses.

La primera ministra, Jacinda Ardern, señaló en un discurso previo, que “el gobierno está buscando cambiar el equilibrio del trabajo poco calificado para atraer a migrantes altamente calificados y abordar la escasez genuina de habilidades”.

Más Noticias

Más Noticias