Mundo

Lula da Silva se enfoca en estados del sudeste de Brasil y Jair Bolsonaro en la periferia

El actual gobernador de Sao Paulo, Rodrigo García, declaró su apoyo a Bolsonaro este martes.

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil será el día 30 de octubre. AGENCIA UNO/ ARCHIVO - INSTAGRAM
La segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil será el día 30 de octubre. AGENCIA UNO/ ARCHIVO - INSTAGRAM

Terminada la primera vuelta de las elecciones presidenciales y con los resultados en las manos, los últimos días han sido, tanto para Lula da Silva como para Jair Bolsonaro, un momento de afinar estrategias y replantear la dirección de sus campañas. Este domingo, los brasileños no solo votaron por presidente, sino también por gobernadores, diputados y un tercio del Senado. La polarización entre el Partido de los Trabajadores (izquierda) y el Partido Liberal (derecha), se notó en todos los niveles.

En la sufragio presidencial, Jair Bolsonaro fue el más votado en las regiones sur, centro-oeste y en tres estados de los cuatro del sudeste: Sao Paulo, Río de Janeiro y Espíritu Santo, dejando Minas Gerais para Lula da Silva. El ex presidente lideró en la zona noroeste, logrando un 66,9% contra e 26,8% del candidato de la derecha conservadora.

Aquella es la región que tiene más familias beneficiarias del Auxilio Brasil, programa de asistencia social sucesor de la Bolsa Familia, y en el cual el presidente Bolsonaro había puesto sus fichas desde el inicio de la campaña.

El rol de Sao Paulo

Con sus 46 millones de habitantes, el estado de Sao Paulo fue el más observado en la elección, siendo la cuna del PT y el lugar donde Lula da Silva se dio a conocer durante sus luchas sindicales. Pero el bolsonarismo dio una sorpresa, tanto en las presidenciales como en las gubernamentales: en estas últimas, el ex ministro de Bolsonaro, Tarcidio Gomes de Freitas, se llevó el primer lugar, con un 42% de los votos, por delante de Fernando Haddad, ex candidato a la presidencia, con un 35%. Ambos irán a la segunda vuelta, dejando fuera al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) elemento que será fundamental para esta instancia. 

El candidato a vicepresidente de Lula, Geraldo Alckmin, pertenecía al PSDB y por eso es visto como una buena carta para llevar a sus votantes, sobre todo los de centro, a votar por Haddad en Sao Paulo.

En Río de Janeiro, mientras tanto, el abogado y cantante de gospel, Claudio Castro, del PL, fue reelecto con cerca de un 60% de los votos para gobernador, dejando en evidencia el arrastre del bolsoarismo entre los fluminenses. En el estado, el mismo Bolsonaro recibió un 51% de los votos, contra el 40% de Lula da Silva.

En Minas Gerais, el segundo estado más importante electoralmente de Brasil, los resultados fueron calcados a los de la elección nacional: el ex presidente logró un 48% de las preferencias, mientras que Bolsonaro se llevó el 43%. Leonardo Sakamoto, cientista político de la Universidad de Sao Paulo, dijo al portal UOL como el “gran termómetro de las elecciones nacionales”, haciendo una comparación con el estado de Ohio, en Estados Unidos.

Más Noticias

Más Noticias