Mundo

Nueva rabieta de Carlos III: ahora se enojó tras firmar libro de visitas

El rey Carlos III se mostró molesto porque había escrito mal la fecha y posteriormente abandonó la sala, donde estaba acompañado por la reina consorte Camilla.

Carlos III es el nuevo rey del Reino Unido después de la muerte de su madre, la reina Isabel II. THE ROYAL FAMILY
Carlos III es el nuevo rey del Reino Unido después de la muerte de su madre, la reina Isabel II. THE ROYAL FAMILY

Este martes, el rey Carlos III se mostró enojado y frustrado durante una ceremonia de firma en Irlanda del Norte. Es el segundo incidente con una visible irritación del monarca en un evento como ese.

Carlos III estaba de visita en Irlanda del Norte para encabezar el duelo por la muerte de su madre, la reina Isabel II, que sucedió hace pocos días. En medio de una firma de un libro de visitas frente a las cámaras en el castillo de Hillsborough, en las cercanías de Belfast, Carlos se mostró enojado porque había escrito mal la fecha. Además, el bolígrafo también estaba filtrando su tinta y le manchaba la mano. 

"No puedo soportar esta maldita cosa", exclamó irritado, poniéndose de pie y entregando su pluma a su esposa, la reina consorte Camilla, antes de abandonar la sala. De igual forma, previo a eso reconoció que se había equivocado al escribir la fecha de este martes en el documento.

Problemas con la bandeja de bolígrafos

Esta es la segunda vez que Carlos III se enoja por cosas simples. El sábado fue proclamado oficialmente como el nuevo monarca de Gran Bretaña durante una histórica ceremonia que sucedió en el Palacio de St. James. 

En el momento de la firma, se vio a Carlos pedir a su ayudante que retirara una bandeja de bolígrafos de su escritorio antes de continuar escribiendo.

El nuevo rey de 73 años viajó a los cuatro territorio pertenecientes al Reino Unido antes del funeral de la reina Isabel II, que sucede este miércoles.

En Irlanda del Norte, miles de simpatizantes recibieron este martes a Carlos con apretones de manos, sonrisas y palabras cariñosas mientras caminaba por las calles frente al castillo de Hillsborough, la residencia oficial del monarca en la provincia. 

Pero, la visita también tuvo mucho significado político, dado el historial británico en Irlanda y los años más recientes de violencia en Irlanda del Norte, que son conocidos como “los Problemas”.

Más Noticias

Más Noticias