Mundo

OMS mantendrá la emergencia internacional por COVID-19 pese a baja en la letalidad

El organismo pidió mantener las medidas para prevenir el contagio a pesar de que la nueva ola de infecciones está asociada a cuadros más leves y menos fallecimientos.

El organismo cuestionó a quienes consideran que ómicron provoca una enfermedad leve. OMS/ARCHIVO
El organismo cuestionó a quienes consideran que ómicron provoca una enfermedad leve. OMS/ARCHIVO

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que mantendrá la emergencia internacional por la pandemia de COVID-19, a pesar de que la nueva ola de casos impulsada por la variante ómicron está asociada a cuadros más leves y no ha ido acompañada de un incremento en los fallecimientos.

La entidad con sede en Ginebra, Suiza, consideró la sugerencia entregada la semana pasada por el Comité de Emergencia, que pidió mantener el estado de alerta que está vigente desde marzo de 2020.

En una rueda de prensa, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reiteró que la circulación de variantes contagiosas como ómicron siguen siendo un riesgo para el mundo, incluso con una menor letalidad asociada.

“Ómicron sigue barriendo el mundo. La semana pasada hubo 18 millones de casos de COVID-19. Las muertes se mantienen estables, pero nos preocupa el efecto en los sistemas y el personal sanitarios ya sobrecargados”, manifestó.

El representante internacional agregó que “ómicron puede ser menos grave, en promedio, pero la narrativa de que es una enfermedad leve es engañosa, perjudica la respuesta general y cuesta más vidas”.

Tedros precisó además que “puede que las vacunas sean menos efectivas en la prevención de la infección y la transmisión de ómicron que en las variantes anteriores, pero siguen siendo excepcionalmente buenas en la prevención de enfermedad grave y la muerte”.

La extensión de la emergencia internacional por parte de la OMS implicará la aceleración de la investigación sobre la eficacia de las vacunas y la duración de la inmunidad que proporcionan.

Ante el desigual reparto de vacunas que persiste a nivel global y las dudas sobre la eficacia de éstas a la hora de frenar la transmisión, el comité insistió en que los gobiernos no deben exigir prueba de vacunación a los viajeros internacionales.

Más Noticias

Más Noticias