Mundo

ONU pide más de 1.700 millones de dólares para ayudar a migrantes venezolanos

El número de refugiados repartidos en todo el mundo ya supera los seis millones.

Según el organismo, las vulnerabilidades y los riesgos que afrontan las personas venezolanas han aumentado drásticamente. AGENCIA UNO / ARCHIVO
Según el organismo, las vulnerabilidades y los riesgos que afrontan las personas venezolanas han aumentado drásticamente. AGENCIA UNO / ARCHIVO

La ONU pidió este jueves 1.790 millones de dólares para enfrentar la ola de migrantes venezolanos en Latinoamérica.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) realizaron el pedido de ayuda internacional para “apoyar las crecientes necesidades de las personas refugiadas y migrantes de Venezuela y sus comunidades de acogida en 17 países de América Latina y el Caribe”.

“El firme apoyo de la comunidad internacional sigue siendo crucial para atender las necesidades más urgentes de las personas refugiadas y migrantes, y para ayudar a los países de acogida a garantizar su integración socioeconómica”, señaló Eduardo Stein, representante especial conjunto de ACNUR y OIM para los refugiados y migrantes venezolanos.

Según indicó la ONU, el número de personas refugiadas y migrantes de Venezuela repartidas en todo el mundo ya supera los seis millones.

“Aunque varios de los países de acogida ya han establecido mecanismos de protección y regularización para que los migrantes y refugiados puedan acceder a derechos y servicios, a medida que esta situación se prolonga en el tiempo, las vulnerabilidades y los riesgos que afrontan las personas venezolanas han aumentado drásticamente”, indicó el informé de la OIM y Acnur.

La pandemia del COVID-19 empeoró las condiciones de vida de las personas más vulnerables en toda la región, “provocando un aumento del desempleo y la pobreza, mayores dificultades para acceder los servicios básicos y educativos, y graves riesgos de protección como resultado de la falta de estatus regular”, recalca el texto.

“Con las fronteras terrestres cerradas en gran medida en la región en un esfuerzo por contener la propagación de COVID-19, las personas venezolanas han recurrido a rutas informales  exponiéndose a graves peligros, como las condiciones climáticas extremas, catástrofes naturales, las amenazas de redes de trata y explotación, y abuso por parte de traficantes. Mientras tanto, los flujos de salida de Venezuela persisten”, señalaron.

Más Noticias

Más Noticias