Mundo

Papa viaja mañana a Madrid en medio de manifestaciones en contra de la Iglesia

Benedicto XVI viajará mañana a Madrid para presidir la Jornada Mundial de la Juventud, a la que se espera que asistan más de 1,5 millones de jóvenes. Por otro lado, grupos laicos y ateos convocaron a una manifestación en el centro de Madrid contra el empleo de los fondos públicos, mientras que grupos homosexuales llamaron a un "beso colectivo".

Por:  EFE

Hoy, desde el Vaticano, en la vigilia del viaje, el Pontífice expresó su “alegría” por poder reunirse con los jóvenes católicos de todo el mundo y pidió a los fieles que se unan espiritualmente a él con las plegarias para que la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que calificó como “importante evento eclesial, dé abundantes frutos”.

Durante la audiencia pública de los miércoles celebrada en la residencia de Castel Gandolfo dijo “Que vuestra oración me sostenga y acompañe en el viaje apostólico que mañana emprendo a España”.

La JMJ tiene como objetivo conectar a la Iglesia con los jóvenes y durará hasta el 21 de agosto. En él, Benedicto XVI denunciará el relativismo y la cultura que tiende a excluir a Dios de la sociedad, según el mensaje que envió.

En Madrid, el Pontífice se reunirá con cientos de miles de muchachos procedentes de 197 países, en su gran mayoría españoles, italianos, franceses, estadounidenses, alemanes y brasileños, con una edad media de 22 años, y más de la mitad de ellos, universitarios.

Benedicto XVI partirá de Roma acompañado de su “primer ministro”, el cardenal Tarcisio Bertone, y de todos los purpurados españoles de la Curia (Antonio Cañizares y los jubilados Eduardo Martínez Somalo y Julián Herranza).

Según el director ejecutivo de la JMJ, Yago de la Cierva, la reunión de los jóvenes católicos costará entre 55 y 62 millones de euros, de los que el Estado no pondrá nada, y generará beneficios por valor de cien millones de euros.

Sin embargo, los partidos políticos de izquierda, asociaciones laicas, grupos de ateos y cristianos de base han convocado para hoy una manifestación en el centro de Madrid contra el empleo de fondos públicos para la visita del papa Ratzinger.

Grupos de homosexuales han convocado asimismo un “beso colectivo” para mañana durante uno de los recorridos del papa, al que acusan de homofobia.

En total, unos diez mil policías vigilarán la JMJ, unos 4.500 periodistas de todo el mundo se han acreditado. Se espera que, además de los jóvenes, también asisten 14.000 sacerdotes y 900 obispos.

Sobre las palabras del Pontífice, los jóvenes asistentes expresaron hoy su deseo de que se pronuncie sobre temas controvertidos para la Iglesia, como el uso del preservativo, las relaciones entre los países ricos y pobres o el aborto.

Por ejemplo, un sacerdote de Madagascar, Cyprien Razafinandraina, agregó que, personalmente, le gustaría que el Papa se pronunciase sobre la necesidad de ser más solidarios, las relaciones entre los países ricos y pobres, y sobre el uso del preservativo para prevenir el contagio del VIH, tema en el que considera que la Iglesia “debe adaptarse”.

Desde Alemania, otro joven llamado Jaison, parte del movimiento apostólico internacional Schoenstatt, dijo que le gustaría oír lo que Benedicto XVI tiene que decir sobre cómo promover la paz y sobre cómo mejorar las relaciones entre los países pese a los intereses económicos.

Más Noticias

Más Noticias