Mundo

Posible nuevo síntoma del COVID-19: estudian erecciones de más de 4 horas en hombres mayores

Publicaciones científicas entregaron antecedentes de dos casos de enfermos que sufrieron priapismo, de los cuales uno terminó en fallecimiento.

Especialistas pidieron mayores estudios para relacionar estos episodios con el coronavirus. (Agencia Uno/Archivo)
Especialistas pidieron mayores estudios para relacionar estos episodios con el coronavirus. (Agencia Uno/Archivo)

Los científicos sigues buscando mayores antecedentes sobre los efectos del COVID-19 en el cuerpo humano, encontrando diversos síntomas potenciales como las extensas erecciones sin estimulación sexual que sufrieron algunos hombres mayores contagiados.

Algunas publicaciones científicas, como el American Journal of Emergency Medicine, se centraron en dos casos, uno de los cuales terminó en el fallecimiento del paciente.

El artículo consignó la historia de un hombre de 69 años de la ciudad de Miami, en Estados Unidos, quien fue internado en la unidad de cuidados intensivos de un centro asistencial. El enfermo sufría de obesidad y debido a su rápido deterioro fue conectado a un ventilador mecánico.

Mientras permanecía en observación, una de las enfermeras descubrió la erección, la que superó las 3 horas. Rápidamente se realizaron los procedimientos ante un evidente episodio de priapismo. El equipo de urología tuvo que drenar su sangre y aplicar el descongestivo fenilefrina para normalizar la situación.

Lamentablemente el paciente terminó falleciendo por causas asociadas a sus dificultades respiratorias, las que no pudo superar.

El otro caso que vincula las erecciones con el COVID-19 se registró en la ciudad francesa de Versalles, donde un hombre de 62 años que fue hospitalizado por coronavirus sufrió un priapismo que se extendió por más de 4 horas.

Para tratar la dolencia los médicos suministraron etilefrina y también un antitrombótico, ya que sospechaban que los coágulos podían haber taponado las venas del pene que impedían que la erección descendiera. Para la fortuna del paciente, el problema se controló y no dejó mayores secuelas.

Especialistas señalaron que aún se necesitan mayores evidencias para relacionar directamente el priapismo con el COVID-19, aunque pidieron estudiar la aparición de otros casos debido a los problemas de coagulación que suelen presentarse en las personas con enfermedad grave.

Más Noticias

Más Noticias