Mundo

Putin reconoce la independencia de provincias ucranianas prorrusas de Donetsk y Lugansk

Los separatistas creen que es necesario que Moscú les conceda un nuevo estatus para proteger a la población y las infraestructuras civiles de la "agresión" del Ejército ucraniano.

Estados Unidos, la OTAN y la UE ya advirtieron de que sería una línea roja en la actual escalada de tensiones y han planteado la posibilidad de imponer sanciones a Moscú en respuesta. AGENCIA UNO/ARCHIVOEstados Unidos, la OTAN y la UE ya advirtieron de que sería una línea roja en la actual escalada de tensiones y han planteado la posibilidad de imponer sanciones a Moscú en respuesta. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Estados Unidos, la OTAN y la UE ya advirtieron de que sería una línea roja en la actual escalada de tensiones y han planteado la posibilidad de imponer sanciones a Moscú en respuesta. AGENCIA UNO/ARCHIVO

El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció la independencia de las provincias ucranianas de Donetsk y Lugansk, autoproclamadas en 2014 con el apoyo de Moscú y a pesar de las advertencias en sentido contrario de las potencias occidentales.

"Reconocer inmediatamente la independencia (de Donetsk y Lugansk)", indicó Putin en un discurso dirigido a la nación, donde pidió a la Asamblea Federal rusa "ratificar los acuerdos de amistad y colaboración con ambas repúblicas". "Serán preparados y firmados próximamente", ha agregado.

En este sentido, Putin censuró que las autoridades ucranianas "no reconocen otra salida en Donbás que no sea la militar" y exigió al Gobierno de Ucrania "cesar las agresiones" en la región. "En caso contrario, toda la responsabilidad recaerá sobre las autoridades de Kiev", ha añadido el mandatario.

Los líderes de la República Popular de Donetsk, Denis Pushilin, y la República Popular de Lugansk, Leonid Pasechnik, habían pedido abiertamente a Rusia que dé el paso y reconozca la independencia de ambos territorios, tal como planteó la semana pasada la Cámara Baja del Parlamento ruso.

Los separatistas creen que es necesario que Moscú les conceda un nuevo estatus para proteger a la población y las infraestructuras civiles de la "agresión" del Ejército ucraniano.

Estados Unidos, la OTAN y la UE ya advirtieron de que sería una línea roja en la actual escalada de tensiones y han planteado la posibilidad de imponer sanciones a Moscú en respuesta. 

"Ciertamente si hay una anexión, habrá sanciones. Y si hay reconocimiento, pondré las sanciones sobre la mesa y los ministros decidirán", advirtió Josep Borrell, alto representante de la UE para Asuntos Exteriores.

Más Noticias

Más Noticias