Mundo

Qué ganamos en Cancún: más fondos y menos emisiones (en teoría)

El sábado recién pasado concluyó la Conferencia de Cancún, en la cual 190 países intentaron avanzar en el objetivo mayor de evitar el Calentamiento Global y el Cambio Climático. Un punto no menor es que los acuerdos se toman por consenso, es decir, unanimidad, y que 190 países se pongan de acuerdo ya es por sí una tarea titánica. 

Por:  El Dínamo

El sábado recién pasado concluyó la
Conferencia de Cancún, en la cual 190 países intentaron avanzar en
el objetivo mayor de evitar el Calentamiento Global y el Cambio
Climático.
Un punto no menor es que los acuerdos se toman por
consenso, es decir, unanimidad, y que 190 países se pongan de
acuerdo ya es por sí una tarea titánica.

Recordemos que las expectativas eran
bastante bajas, luego del decepcionante resultado de la conferencia
anterior en Copenhague –
con Obama incluido- que no se logró nada
sustantivo ni muy concreto. De los comentarios de los distintos
participantes (ONG ambientalistas, gobiernos, agencias de noticias
especializadas, periódicos, etc), al parecer se superaron las
expectativas, y todos se van contentos. Se avanzó respecto a lo
acordado en Copenhague y se dieron pasos importantes en tópicos no
resueltos:

1. Se acordó finalmente incluir la
protección de bosques dentro del mercado de carbono.
Esto es muy
relevante ya que permite acceder a una importante fuente de
financiamiento para conservar bosques
, que siguen sintiendo la
presión de tala para expandir la agricultura, o bien no tienen
ningún incentivo para la protección.

2. Se acordaron reformas al regulador
del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) para disminuir su burocracia
y aumentar su efectividad.
Con esto se espera que la obtención de
bonos de carbono no sea tan tortuoso como lo ha sido últimamente.

3. En temas de financiamiento se acordó
acelerar el Fondo Climático Global
, que debiese partir con USD 30
mil millones, para crecer a USD 100 mil millones anuales hacia el
2020. Esto es muy relevante ya que la falta de financiamiento ha sido
una de las principales fallas de mercado para maximizar el potencial
de las renovables y eficiencia energética
. También el Banco Mundial
anunció un fondo de donaciones para ayudar a los países emergentes
crear sus propios mercados domésticos o regionales de carbono.

Respecto al aspecto más crucial, como
es el compromiso de todos de limitar las emisiones, hubo avances
importantes, pero no acuerdo global
que permita dar certidumbre
respecto a la continuidad del mercado de carbono. Los países
desarrollados deben adoptar metas absolutas de reducción de
emisiones para el siguiente período que va del 2013 al 2020.

En
Copenhague se acordó que cada país o bloque, y en forma voluntaria,
propondría su propia meta absoluta. Los países en desarrollo en
cambio tenían que proponer acciones o políticas tendientes a frenar
el crecimiento de sus emisiones. Chile por ejemplo propuso reducir
20% las emisiones que tendría al 2020 mediante políticas de
eficiencia energética, renovables, etc.
Para ambos compromisos se
acordó que fuesen reconocidos oficialmente. Es decir, debiesen ser
el punto de partida para fijar el acuerdo global el próximo año en
Durban, Sudáfrica.

Resultó curioso, por decir lo menos,
que Bolivia intentó a último minuto no dar el consenso
, ante lo
cual la asamblea resistió y aprobó lo acordado, debiendo Bolivia
sumarse para no quedar como el outsider. Casi para la anecdotario.

Fernando Cubillos es Ingeniero Industrial Eléctrico de la
UC y MBA de la Universidad de Maryland. Experiencia de 17 años en
energía y desarrollo, y pionero, hace casi una década, en mercados
de carbono. Casado con tres hijos.

Más Noticias

Más Noticias