Mundo

Un rey verde: el histórico activismo ambiental de Carlos III

En 1960, a los 22 años, cuando poco se hablaba de temas ambientales, el monarca británico hizo su primer discurso alertando sobre los peligrosos efectos de la proliferación de residuos plásticos en la naturaleza.

La visita de ahora rey Carlos III a una foresta. THE ROYAL FAMILY
La visita de ahora rey Carlos III a una foresta. THE ROYAL FAMILY

Carlos III, el nuevo monarcar del Reino Unido, se convirtió en una figura conocida mundialmente por los escándalos en su vida privada, pero también es reconocido por su activismo ambiental. Ambientalismo que será una de las principales banderas de su reinado

Carlos es el nuevo rey desde este jueves tras la muerte de su madre, la reina Isabel II. 

A lo largo de toda su vida, Carlos III ha dejado constancia pública de su preocupación por la degradación de la naturaleza. El rey no ha dudado en manifestar abiertamente sus opiniones, a pesar de que las características de su cargo podrían aconsejar mayor prudencia o distanciamiento.

El nuevo monarca de la corona británica se ha prodigado en testimonios pro-ecologistas desde que era adolescente. En febrero de 1970, por ejemplo, cuando tenía 22 años y pocos hablaban de estos temas, aparte de los activistas verdes, el entonces príncipe Carlos hizo su primer discurso sobre el medioambiente. En la ocasión, alertó sobre los peligrosos efectos que la proliferación de residuos plásticos podía ocasionar sobre el entorno natural.  

"Lo que le hacemos al océano y a la naturaleza, en última instancia, nos lo hacemos a nosotros mismos. La situación es realmente grave y las consecuencias de la inacción y de los negocios, como de costumbre, son inimaginables", afirmó hace pocos meses durante una visita oficial a la isla de Palau.

Respecto a las olas de calor que Reino Unido ha vivido este verano, Carlos dijo: “Si se me permite decirlo, los compromisos en torno a las cero emisiones netas nunca han sido más importantes, ya que todos nos sofocamos bajo las alarmantes temperaturas récord de hoy en Gran Bretaña y Europa”.

“La crisis climática realmente es una emergencia genuina y abordarla es absolutamente esencial”, afirmó en otro momento.

Pero Carlos III no se limita solamente a las palabras y también pasa a la ación. En 2019, por ejemplo, lanzó la Iniciativa de Mercados Sostenibles, un “plan de recuperación que coloca a la naturaleza, las personas y el planeta en el centro de la creación de valor global”.

Carlos III junto a pingüinos en la Antártica. 

Además de integrar una amplia gama de organizaciones dedicadas al medio ambiente, el 2021 Carlos reunió a los líderes de la Commonwealth para discutir sobre cómo acelerar la acción contra el cambio climático y ampliar, de paso, las inversiones de tipo sostenible.

Consecuentemente, el nuevo rey ha obtenido varios galardones y reconocimientos de tipo ambiental, incluyendo en 2007 el Global Environmental Citizen de la Universidad de Harvard (EEUU) y el Global Environment, que recibió de las manos del anterior ganador, el exvicepresidente de EEUU Al Gore. Pero, en esta ocasión, el monarca también fue criticado por los ecologistas británicos porque acudió al acto a bordo de un Boeing 747 y con un numeroso séquito, algo poco sostenible.

El deber de ser ejemplar

Después de algunos años, Carlos asumió que debía dar el ejemplo, incluso, en acciones aparentemente menores. “Siempre he creído que vivir en un planeta finito significa que tenemos que reconocer que esto impone ciertas restricciones y límites a nuestra ambición humana para poder vivir, para mantener la viabilidad del planeta”, afirmó en una entrevista.

En 2013, debido a su cumpleaños 65, declaró a la revista Country Life -la cual está dedicada al mundo agrícola- que sus preocupaciones ambientales van acompañadas de una inquietud social también.

"Los pequeños agricultores se han convertido en el parachoques de la incertidumbre económica en la producción de alimentos", escribe el príncipe Carlos. “Ellos son los que asumen todos los riesgos y los que reciben al final la menor porción de los beneficios”, dijo.

"No es justo que los agricultores vivan con 12.600 libras al año (15.000 euros) y algunos sobrevivan con 8.000, mientras las grandes superficies se llevan la gran porción de la tarta", denunció el entonces príncipe de Gales, que recordaba cómo los ingresos de los granjeros habían caído un 29% en la década anterior mientras los beneficios de los seis grandes supermercados habían ascendido a 7.600 millones de libras. En el mismo artículo, Carlos también se mostró un gran defensor de la agricultura ecológica.

 Discurso durante la conferencia "What on Earth". THE ROYAL FAMILY

Más Noticias

Más Noticias