Mundo

Venezuela defiende a Qatar de críticas por violaciones a los derechos humanos

La dictadura chavista afirmó que los cuestionamientos hacia el anfitrión de la Copa del Mundo menoscaban su “arduo trabajo” para organizar el torneo.

El régimen de Nicolás Maduro pidió detener el "boicot" contra Qatar. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El régimen de Nicolás Maduro pidió detener el "boicot" contra Qatar. AGENCIA UNO/ARCHIVO

El gobierno de Venezuela defendió a Qatar, país anfitrión de la Copa del Mundo, que ha enfrentado diversas críticas por las violaciones a los derechos humanos que se cometerían en su territorio.

En un comunicado difundido por el canciller Carlos Faria, la dictadura chavista manifestó que rechaza “categóricamente” los cuestionamientos que ha recibido el Estado de Qatar tras su elección como sede del Mundial de Fútbol de 2022.

Según el régimen liderado por Nicolás Maduro, las críticas se han profundizado a medida que se acerca la fecha de celebración de la cinta mundialista, planteando que ellas "menoscaban el arduo trabajo realizado por la nación del Golfo”.

“Venezuela, reconociendo que el deporte es una plataforma empleada para transmitir mensajes de paz, hermandad y entendimiento entre los países del mundo, hace un llamado a la comunidad internacional a detener la campaña hegemónica, fascista e imperial que alude al hecho de que por primera vez se celebrará una competición futbolística mundial en una nación árabe en el Medio Oriente, pretendiendo socavar su relevancia estratégica”, agregó.

Los venezolanos también instaron a “detener los llamados al boicot realizados en contra de la máxima cita futbolística y hace votos por su maravillosa ejecución”.

Las acusaciones contra Qatar

Desde su designación como sede del Mundial -que se definió en 2010-, Qatar ha enfrentado diversas acusaciones, especialmente por la situación de los derechos humanos.

Diversas organizaciones han cuestionado a la FIFA por elegir al país de Medio Oriente como escenario de su principal evento, considerando las vulneraciones sufridas por la comunidad LGBTIQ+. De hecho, en este estado la homosexualidad es sancionada incluso con pena de muerte.

A esto se agregan las precarias condiciones en las que habrían construido los estadios que albergarán los partidos. De forma extraoficial se ha informado de 6.500 trabajadores muertos desde 2010, aunque la organización solo ha contabilizado tres fallecidos.

Más Noticias

Más Noticias