Picadas: dónde comer los 5 mejores sánguches

Aquí los mejores sánguches de Santiago y alrededores

Picadas: dónde comer los 5 mejores sánguches
Por
Compartir

Estamos llegando a la mitad de febrero y afuera de mi oficina llueve. Claramente es mi castigo por estar acá en estas fechas. La lluvia y la falta de vacaciones transformaron mi cabeza en una serie de rankings sucesivos: los 5 lugares dónde más me he mojado, los 5 peores febreros de mi vida y los 5 asados que se me aguaron por la lluvia (varios fueron en mi cumpleaños, que para desgracia del parrillero es en pleno julio).

 

Entre ellos, preparé el ranking de las cosas más tontas que hice para comer en abundancia y claramente el primer lugar se lo llevo mi oscura participación noventera en el programa “Cóctel” de La Red, conducido por Morandé, y yo comiendo lo más que podía en tres minutos. Gané después de cuatros lomitones al hilo y un paquete de papas fritas. El premio: una botella de pisco Control que por edad no me debieron dar y por responsabilidad no me debí tomar saliendo del estudio con tal ingesta de grasa, pero eso es materia de otro ranking: “las 5 peores cañas de mi vida”.

 

Bueno, esta columna no se trata de mis obsesiones, si no de mis gustos carnívoros y datos que pueda darles para que le hinquen los molares. Esta vez les dejo una columna con los mejores sánguches de Santiago y alrededores:

 

1) El Gran Pilón. Para mi sigue siendo insuperable esa hamburguesa casera, con roquefort y mermelada de cebolla del Ciudad Vieja (Constitución 92, Barrio Bellavista). Tiene el jugo suficiente para chorrear y la consistencia para comerse con la mano. Si los piden en pan amasado te ponen dos en el plato y hasta unas pocas papas fritas; esto es placer. Lo sigue de cerca en el mismo local, el Criollo: lleva plateada, camote, tomate y ají verde y su mejor cara la pone en marraqueta y media.

 

2) El Lomito Completo de la Fuente Alemana (Alameda 58). Sé que algunos prefieren la versión italiana, pero yo me quedo con la mezcla de chucrut con mayonesa (¿cómo la harán?) de este noble local. No falla nunca y con uno solo quedamos listos hasta la tarde. Me gustan las señoras que atienden y lo mejor, no hay formalidades para comérselo. Se dejan comer como debe ser un verdadero sánguche…con la mano. Confieso que a veces les entro a una fricandela o gorda completa, que también tienen lo suyo.

 

3) El Super Gennaro´s del Gennaro´s (Lautaro Ferrer 3181, Providencia). Acá se volvieron locos, tienen un churrasco de 28 cms en pan amasado, es del porte de una bandeja completa. Ni Hulk queda con hambre. La verdad, la calidad varía según la ocasión, pero el merito está en comérselo completo y sentir que de verdad se puede reventar. Uno se da cuenta que el cuerpo humano es frágil y se puede descubrir el límite final de la capacidad estomacal.

 

4) El Kika, que debe su nombre al local ubicado en Hernando de Aguirre 61, Providencia. Lleva frincandela, cebolla cruda y pepinillos rebanados en mitades. Al más puro estilo bávaro. Este local tiene una serie de sándwich buenos y es razonable en sus precios, pero sus mejores platos son los que siguen el estilo alemán. Y ahí aparece en su trono el mejor de todos. Pídalo con una buena cerveza e imagínese que a su lado hay una Helga preparándole un tierno kuchen de nuez.

 

5) El Lomito Italiano de la Fuente Mardoqueo (Libertad 551, barrio Yungay). Pequeño local atendido por su propio dueño, a quién claramente el tamaño sí le importa. Son increíbles, su dueño dice que la receta bávara es de su abuelo y te da la alternativa en la barra de ponerle 12 acompañamientos. De aquí seguro que sales rodando.

 

Para cerrar dejo las menciones honrosas para los que se pongan creativos:

Pierna tomate mayo del Ciros (Bandera)

Mechada italiano del Torofrut (ruta 5, km 80)

Mechada luco tomate del Liguria

Lomitos en todas sus variedades de la Fuente Suiza (Irrarazabal 3361)