Martin Carnoy, gurú de la educación: "El subsidio a establecimientos religiosos es ideológicamente contaminado"

El estadounidense doctor en Economía de la Universidad de Chicago, académico de la Universidad de Standford y especialista y conferencista en educación, estuvo en el país participando en una serie de charlas en la Universidad de Chile. Con El Dínamo conversó el por qué cree que debe fomentarse la educación pública y por qué la gratuidad universal no la considera importante.

Martin Carnoy, gurú de la educación: "El subsidio a establecimientos religiosos es ideológicamente contaminado"
Por

El estadounidense Martin Carnoy es un Chicago Boy autóctono. Estudió un doctorado en economía en la Universidad de Chicago y fue alumno de Milton Freedman en los 70′, e incluso conoció a Rolf Lüders y Sergio de Castro en las aulas. Pero no puede pensar más distinto que ellos. “Solo me di cuenta de que el mercado no es perfecto. Y que en la educación no funciona”, dice.

Carnoy explica a El Dínamo: “Cuando tú vas al McDonalds, sabes de inmediato si la hamburguesa es de buena calidad o no. Y puedes tomar una decisión basado en eso. Pero en el caso de la educación no es así, porque en un minuto puedes creer que es de buena calidad, pero al salir te diste cuenta de que no lo es tanto, o que es mejor de lo que creías, entre muchos otros factores. No tenemos toda la información que requiere un mercado para funcionar. Y yo creo que ellos (los Chicago Boys chilenos) lo saben, pero creen firmemente que todo lo que viene del Estado es malo”.


De esta forma el economista estadounidense, actualmente académico de la universidad de Standford y especialista en educación, deja al menos clara una cosa: no es un defensor acérrimo del mercado. A Chile ya había venido en 2010 y dijo que “la competencia en educación es una locura de derecha”. En esta oportunidad volvió a dar una serie de charlas, entre ellas una en el “Seminario Permanente” de la Universidad de Chile, en el que también participó su compatriota Henry Brady, decano de la Goldman School of Public Policy, U. de California, y el seminario “Educación superior en Chile y California: fortaleciendo el rol público de la Universidad”,  del Centro de Investigación Avanzada en Educación.

Antes y después de estos eventos, El Dínamo pudo compartir algunos momentos con el profesor. Y nos explicó por qué cree que es más importante fomentar la educación superior estatal que enfocarse en la gratuidad universal.  “La educación estatal representa en una sociedad democrática los valores y los objetivos de los ciudadanos. Mucho más que el sector privado (…) Las universidades privadas pueden escoger el tener o no tener una función pública, pero para las del Estado es una obligación. Por eso la educación pública es fundamental para el desarrollo del país”, explica.

Fachadas de la universidad de Chile

Sin embargo, en Chile solo el 15% de los estudiantes asisten a la educación superior pública. El resto de la matrícula, que desde 2005 se ha duplicado y llegó a los 1.152.125 alumnos en 2015, va establecimientos privado. En el país estas instituciones reciben fondos del Estado y algunas de ellas están en el plan de gratuidad para el 50% más pobre que aprobó el Congreso para este 2016. Según muchos expertos, el sistema privado ha permitido ampliar la matrícula y dar una mayor variedad de proyectos educativos.

Carnoy reconoce que es importante la variedad de proyectos. Pero plantea una discusión en torno a ello: “Es cierto que el sistema educacional debiese dar opciones a las personas que no están de acuerdo con lo que le da el Estado como educación. La gran pregunta es si debiese ser financiado por el Estado. ¿El Estado debiese pagar por su desacuerdo con lo que la sociedad decide?”.

CARNOY2-574x413

Para el académico, esta es una discusión que debiese zanjarse en una democracia. Algo que recuerda que no pasó en Chile, ya que cuenta que la decisión de financiar la educación privada con fondos públicos fue hecha en dictadura. “Estas decisiones no fueron tomadas de una manera democrática. La idea de que uno debiese tener un alto procentaje de universidades privadas, muchas de ellas con fines de lucro. Por cierto también está la idea de que el sector privado puede proporcionar calidad igualitaria a la del sector público, que es un punto que no tiene soporte de evidencia”, dijo el especialista.

En el Seminario Permanente Carnoy profundizó sobre el tema: “¿Cuanto de educación publica, cual es el rol de ella. ¿Hay que volver al tiempo en que (la universidad pública) era fundamental para el país o permanecer cómo es ahora? Esta decisión no se hizo de manera democrática y yo creo que ustedes debiesen levantar ese tema. ¿Por qué estar bajo la imposición de una situación en la que no tuvieron nada que decir, ni voz ni voto sobre cómo debía ser el sistema de educación superior?“.

/ Agencia Uno

/ Agencia Uno

Aunque tampoco es que el académico crea que solo debiese haber universidades estatales y que no se le de ni un peso a las privadas. En conversación con El Dínamo, dijo que a priori no estaba en desacuerdo en que el Estado subsidie a una universidad privada siempre y cuando esta “pruebe que con ese financimiento produce resultados que son de calidad”. Sin embargo, tiene cierto resquemor frente a los proyectos religiosos ya que estos tienen una “ideología”.

“La idea de que el Estado debería subsidiar a establecimientos religiosos que ofrecen educación es algo que está contaminado ideológicamente“, agregó. “Por supuesto, si algún padre quiere que su hijo tenga educación religiosa, no se lo impediré, pero la cuestión es por qué tengo que pagar por ella”.

Reunion Privada de la Ministrs de Educacion Con Parlamentarios de la Nueva Mayoria

Respecto a las demandas de los estudiantes sobre gratuidad universal, Carnoy dijo a El Dínamo: “Yo creo la gratuidad completa no es necesaria”. Explica que entiende los argumentos de quienes la defienden, pero que esa discusión “es menos importante que la de mejorar la educación pública”. Argumenta que esta idea puede ser muy costosa, pero que sin embargo, está de acuerdo con dar gratuidad a los más pobres. “Pero eso es otra discusión”, dice. Aunque el Chile, el debate justamente se ha centrado en ese aspecto.

En tanto el Ejecutivo aún prepara el proyecto de educación superior que busca zanjar definitivamente el tema del financiamiento y del control de calidad. Hasta el momento, ha trascendido que pretenden presentarlo antes del 21 de mayo. 

Más Nacional

Últimas noticias

Populares

Recomendados