CMPC reconoce “cartel de los pañales” por cerca de 7 años junto a Kimberly-Clark

La papelera del grupo encabezado por Eliodoro Matte se valió del mecanismo de la delación compensada, o confesión de los hechos para reducir las sanciones por protagonizar actos colusivos, para confesar ante la Fiscalía Nacional Económica estos hechos.

Por
CMPC reconoce “cartel de los pañales” por cerca de 7 años junto a Kimberly-Clark
Compartir

Cerca de que termine este 2016, y mientras todavía el Sernac continúa encabezando las gestiones para establecer determinados mecanismos de compensación a raíz del “cartel del confort” que afectó a todo Chile por cerca de una década, en uno de los documentos presentados ante el Tribunal de la Libre Competencia se revela un antecedente sumamente complejo.

La forma como operan los procesos en lo que se llama “sede libre competencia”, es que una empresa confiesa los hechos por los que comienza a ser investigada, como un cartel o actos colusivos, y sus sanciones –generalmente multas multimillonarias- son reducidas significativamente o a veces descartadas.

Y es en este proceso de la colusión del papel Tissue, CMPC que se autodelató, luego lo hizo su par, la sueca SCA, y en el documento donde consta esta “delación compensada” la papelera del grupo encabezado por Eliodoro Matte, revela que existió también una colusión de precios con el gigante multinacional Kimberly-Clark. Pero este cartel estaba en el mercado de los pañales de bebé, según publica La Tercera.

Acuerdos de alzas de precios, intercambios de información de alzas de precios, coordinación en la participación en actividades promocionales y acuerdos de posicionamientos relativos de precios que habrían afectado al negocio tissue y que se habrían alcanzado en relación con acuerdos que afectaron al negocio sanitario”, consta en un texto que elaboró el fiscal de CMPC, Rafael Cox, quien además agrega que con todo lo anterior, esos acuerdos “se habrían alcanzado principalmente en relación a pañales de bebé, pero habrían involucrado también a otros productos del negocio sanitario”.

Los contactos entre los ejecutivos de ambas firmas se habrían prolongado entre el 2002 y el 2009. Las reuniones se realizaban en diversos hoteles de la capital. La primera de estas reuniones se efectuó el 2002, en el restaurante del ex Hotel Carrera. En las citas habría participado el ex gerente general de Kimberly Clark Chile, Gonzalo Eguiguren, y quien fuese gerente general de CMPC Tissue en Chile, Eduardo Serrano. El documento de la papelera dice que “en ese almuerzo se habría acordado mantener conversaciones para competir ‘sin destruir los niveles de precio’”.

dolni_dolce_k-_areal_kimberly-clark

Luego se realizaron “una o más citas” de coordinación específica, en las que se supone que podrían haber participado el mismo Eguiguren, con Serrano y Cecilia Häberle en CMPC.

Además de los mencionados, en posteriores reuniones y conversaciones telefónicas habrían participado “Sebastián Buzeta y Carolina Valdivieso por Kimberly-Clark y Cristián Rubio y Felipe Álamos por Tissue”.

En noviembre y diciembre del año 2006 se habría acordado, entre otras cosas, que en los pañales Premium existiría un posicionamiento relativo de la marca Babysec de Tissue por debajo en un 4% respecto de Huggies, de Kimberly-Clark.

En otra reunión, según el documento de CMPC a la FNE, con Kimberly-Clark se reunieron ejecutivos de ambas firmas, para intentar finalizar la guerra de precios.

Los acuerdos se supone que habrían sido esporádicos. A costa de Kimberly-Clark  y la otra firma Procter & Gamble (P&G), CMPC habría aumentado su participación de mercado de 0 a 30%. En el caso de P&G, según CMPC, no se encontraron evidencias de acuerdos entre ambas, pero sí hubo “intentos puntuales por parte de Felipe Álamos de contactar a sus ejecutivos y también intercambios de información, a través de terceros, relativa a las alzas de precios”.

La salida de Gonzalo Eguiguren de Kimberly-Clark, según la CMPC, sería el hito último de estos acuerdos, ya que tras esto “no se habrían mantenido contactos entre ambas empresas”.

Según CMPC, tras todos estos episodios, ya no existirían acuerdos entre las ambas firmas. Los casos de colusión prescriben en un plazo de 5 años. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más Nacional

Últimas noticias

Populares