ESPECIAL Coronavirus en Chile: casos confirmados, muertes y últimas noticias

Nacional

Universidad Iberoamericana: rector renuncia por grave crisis financiera de más de $1.200 millones en deudas

La casa de estudios, que suma una matrícula de 2 mil 900 alumnos, aplazó el inicio de sus actividades académicas. Los sueldos de funcionarios estarían impagos y casi la totalidad de la junta directiva renunció.

Por , 7 de Marzo de 2017

La institucionalidad de la educación chilena ha estado en el ojo del huracán desde el año 2011, con las manifestaciones del movimiento estudiantil. Los cambios comenzaron a hacerse, tanto para asegurar la estabilidad de las casas de estudio, en tanto se establecía un estándar para ellas, en tanto que el país intenta a tropezones entrar a la gratuidad en la educación superior.

Pero se avizora en el horizonte una nueva crisis en una casa de estudios chilena, a causa de un serio problema financiero e institucional.

La Tercera revela que la Universidad Iberoamericana determinó suspender el inicio de sus clases.

Son 2 mil 900 estudiantes que se enteraron a través del sitio web de esta determinación, la que tendría como justificación una serie de “ajustes administrativos”.

El plantel figuraba con cerca de 1.200 millones de pesos en deudas, además de que se multiplicaban los conflictos al interior de la asamblea de socios. Actualmente la universidad no contaría con capital para funcionar. La entidad tendría impagos los sueldos correspondientes a febrero de los cerca de 250 funcionarios, en tanto que la casa de estudios estaría en mora con la mayoría de sus proveedores.

Félix Viveros era hasta este lunes el rector de la Universidad, ya que entregó su carta de renuncia. Otros cuatro miembros directivos también dejaron sus cargos, lo que dejó solo al actual presidente de la junta, Roberto Belmar.

Viveros indicó que “esto se produce por la imposibilidad absoluta de dar continuidad al proyecto educativo”.

Aparte de la deuda financiera existen, según Viveros, “compromisos cercanos a mil millones más: $ 600 millones que se debe devolver del CAE y pagos a proveedores director por unos $ 400 millones”. “Con el apoyo monetario de la asamblea de socios, la universidad es un proyecto viable. Es su responsabilidad que no pueda funcionar”, emplazó el ex rector.

La casa de estudios había perdido la acreditación en 2013 y en octubre del año pasado logró recuperarla por dos años.

Asimismo, a principios del año pasado, el Servicio de Impuestos Internos (SII) interpuso una querella por presunto delito tributario contra la fundadora de la casa de estudios, Filomena Narváez, quien es a su vez dueña de la inmobiliaria Iberoamericana.

Las acusaciones del SII apuntaban a que en los años tributarios 2009, 2010 y 2011, la empresa de Narváez habría omitido una declaración de impuesto a la renta, en tanto que en 2015 habría presentado una declaración incompleta. Todo esto se sumó a que se sospechaba que los inmuebles ocupados por el plantel eran de propiedad de la inmobiliaria.

En el 2014 comenzó la separación del plantel con los negocios de la familia de Narváez, que también figura como socia en una serie de corporaciones que cuentan con colegios subvencionados, como Los Andes Country Day, que anunció el cierre el 2015 por motivos económicos.

La casa de estudios situó el inicio del calendario académico para el 13 de marzo.