CIDH instó a países como Chile a reconocer el matrimonio igualitario

Además, rechazó la creación de una figura jurídica distinta para diferenciar las uniones homoparentales, ya que "se configuraría una distinción fundada en la orientación sexual de las personas, que resultaría discriminatoria".

CIDH instó a Chile a reconocer el matrimonio igualitario
Por

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hizo un llamado a reconocer el matrimonio igualitario y a extenderles los mismos derechos que poseen las parejas heterosexuales.

Esto, luego que el organismo internacional fuera consultado por Costa Rica, dejando en claro que la orientación sexual y la identidad de género están protegidas por la Convención Americana de Derechos Humanos.

Así, esta medida es extensiva a los países que integran el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, entre ellos Chile, consignó T13.

Esto fue celebrado por Rolando Jiménez, dirigente del Movilh, quien lo calificó como “un hecho histórico, que marca un antes y un después en la manera como los países de América entendían al matrimonio y la familia”.

“Con este pronunciamiento de la Comisión, Chile aparece entonces como el país más obligado de la región a impulsarlo. Es decir, el próximo gobierno debe sí o sí cumplir la solución amistosa, no hacerlo significará sin duda una sanción mayúscula de la Corte, tras su último pronunciamiento”, agregó.

Sus palabras fueron compartidas por Juan Enrique Pi, presidente de Fundación Iguales, quien apuntó que lo señalado por la CIDH es “claro y contundente”.

“La Comisión Interamericana ha zanjado, desde la perspectiva de los Derechos Humanos, la discusión sobre el matrimonio igualitario y la identidad de género. Con esta opinión, ha concluido que el principio de igualdad prevalece por sobre las consideraciones religiosas o personales; y que las personas trans tienen derecho a rectificar sus documentos de identidad a través de un trámite expedito y no patologizante”, argumentó.

Y es que la Comisión Interamericana determinó que “todos los derechos patrimoniales que se derivan del vínculo familiar de parejas del mismo sexo deben ser protegidos, sin discriminación alguna con respecto a las parejas heterosexuales”.

Junto con ello, apunta que va más allá de cuestiones patrimoniales y engloba todos los derechos que gozan las parejas heterosexuales en cada país.

Además, rechazó la creación de una figura jurídica distinta para diferenciar las uniones homoparentales, ya que “se configuraría una distinción fundada en la orientación sexual de las personas, que resultaría discriminatoria”.