Nacional

Cuidador de autos estuvo cuatro meses preso acusado de violación: prueba de ADN lo exculpó

La Defensoría Pública dio cuenta de una serie de deficiencias en la labor investigativa, que hicieron que Eduardo Molina estuviera cuatro meses preso por un delito que no cometió.

Por , 8 de Febrero de 2018

La Defensoría Penal Pública, a través del defensor Nelson Salas, logró la libertad de Eduardo Molina, quien estuvo preso los últimos cuatro meses acusado de la violación de una joven en Ñuñoa.

“Lo vi tan angustiado, tan desesperado por el delito que se le estaba imputando, y tan dispuesto a que se le hicieran todos los exámenes biológicos que se requirieran, que desde la primera audiencia alegué su total inocencia”, declaró Salas.

Y es que según el defensor público, el caso del acomodador de autos fue una serie de equivocaciones que lo tuvieron detenido en el penal Santiago I por cuatro meses, donde debió enfrentar las amenazas y golpizas de los otros internos dada la connotación del delito que se le acusaba.

Todo se inició en septiembre de 2016, cuando una joven de 18 años fue violada en su residencia de Ñuñoa, tras lo cual la madre de la víctima alertó a la Fiscalía de rumores que apuntaban a la responsabilidad de un cuidador de autos que trabajaba en las cercanías.

En la audiencia de formalización de Molina, en septiembre de 2017, el informe policial presentado por el Ministerio Público daba cuenta del testimonio de un acomodador de autos, apodado “El Manjar”, quien aseguró el acusado “andaba arrancado”. Sin embargo, este testigo estaba inubicable, por lo que no pudo comparecer ante la defensa.

En vista de esto, el tribunal lo dejó en prisión preventiva hasta que fueran periciados los restos de semen del agresor en el Servicio Médico Legal. El pasado 23 de enero, la Fiscalía le informó al defensor Nelson Salas que el SML ya había emitido un informe, por lo que pidió una audiencia de sobreseimiento para el 25 de enero.

Grande fue la sorpresa del abogado de Molina el darse cuenta que el informe exculpatorio del SML había sido despachado el 5 de enero y estaba en poder del Ministerio Público tres días después.

Así, la Defensoría Penal pidió la revocación de la prisión preventiva y el sobreseimiento definitivo de Eduardo Molina, quien dejó la cárcel ese mismo día, a la espera de una nueva audiencia de sobreseimiento, fijada para el 20 de marzo.