Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

INDH revela precarias condiciones en las cárceles en Chile

Este estudio es un seguimiento al primer informe realizado por el INDH, a propósito del incendio en la cárcel de San Miguel en 2010, que terminó con la vida de 81 personas.

INDH revela precarias condiciones en las cárceles en Chile
Por 22 de Mayo de 2018

Falta de acceso a agua potable, inadecuada circulación de aire de las celdas, instalaciones eléctricas artesanales, colapso de las infraestructuras sanitarias, limpieza insuficiente y plagas son algunas de las situaciones incluidas en el Estudio de la Condiciones Carcelarias en Chile 2014-2015, presentado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y que da cuenta de las condiciones de 43 unidades penales de las diversas regiones de Chile.

Este estudio es un seguimiento al primer informe realizado por el INDH, a propósito del incendio en la cárcel de San Miguel en 2010, que terminó con la vida de 81 personas.

El actual informe se desarrolló enfocado en la integridad personal de los reos, midiendo los niveles de ocupación de los recintos carcelarios, su infraestructura, su higiene y salubridad, las condiciones de preparación y distribución de la alimentación, y las condiciones laborales que se registran en ellos.

De esta observación se detectó altos niveles de hacinamiento, que en 24 de las unidades penales visitadas (61,5%) no hay camas para toda la población penal, y que 11 no cuentan con dependencias habilitadas para que los internos pueden sostener relaciones sexuales con sus parejas.

En el ámbito de higiene, se detectó que personas privadas de libertad se ven obligadas a orinar y defecar en tarros o botellas plásticas, con las esperables consecuencias en términos de malos olores y enfermedades.

En materia de seguridad, persisten en las cárceles malos tratos y uso de la violencia por parte de algunos funcionarios, y una falta de confidencialidad para la interposición de denuncias por posibles abusos cometidos, sumado a prácticas de amedrentamiento y castigo por parte de personal de Gendarmería.

El INDH constató además carencias en la dotación general de médicos y especialistas y falta de atención para los internos que manifiestan alguna patología o dolor, así como una limitada y casi nula atención de salud mental para quienes están privados de libertad.

En el informe se destacan, por su parte, las buenas condiciones de aseo y salubridad de las cocinas de las cárceles, ya que se observaron en diversas unidades espacios y ambientes aptos para la manipulación de alimentos.

Relacionados

Comenta