Cerrar
Cerrar publicidad

Nacional

Alcaldes presidenciables: el perfil que comienza a ganar terreno en Chile Vamos

Joaquín Lavín lleva la delantera en la desatada carrera presidencial oficialista, aunque algunos ya comienzan a apostar por Matthei para competir.

Por 18 de julio de 2018

Cuando el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera lleva solo cuatro meses en el poder, al interior de Chile Vamos la carrera presidencial está virtualmente desatada. El puntapié inicial lo dio el senador RN Manuel José Ossandón en su recorrido por el país capacitando a líderes regionales y acompañando, por ejemplo, al ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg, a la inauguración de viviendas sociales, lo que se interpretó como su primera ofensiva.

Tras él -aunque soterradamente- han ido apareciendo otros interesados al interior de Chile Vamos que ya comienzan a perfilarse para las primarias que podría tener el bloque en 2021, donde hasta el momento la UDI lleva la delantera con figuras que se están abriendo paso entre las alternativas, cosechando los beneficios de encabezar reparticiones públicas donde han podido lucirse.

Es el caso del alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, quien de la mano de iniciativas atractivas se ha posicionado en primera línea del oficialismo, lo que ha significado que en su entorno lo empujen a una nueva aventura presidencial o para ser gobernador regional. Otros han comenzado a promover el nombre de la edil de Providencia, Evelyn Matthei, como otra opción para el conglomerado, teniendo también una campaña presidencial en el cuerpo.

“Hoy Chile Vamos cuenta con mayores y mejores liderazgos a nivel local que nacional, como Felipe Alessandri, Lavín y Matthei, en competencia natural con los liderazgos del Ejecutivo. Los gobiernos locales han asumido mayor protagonismo y que seguramente se va a potenciar con los nuevos gobiernos regionales”, explica Mauricio Morales, académico de la Universidad de Talca.

El analista explica que si bien es prematuro hablar de campañas presidenciales en este momento, “los posicionamientos comienzan el mismo día en que se inaugura el nuevo gobierno y, claramente, los que están marcando la agenda son los alcaldes y no las figuras nacionales”.

En esa misma línea, el cientista político Kenneth Bunker afirma que tanto Lavín como Matthei están en comunas con mucha visibilidad y que pueden llamar la atención sin mucho esfuerzo, pero que no necesariamente una buena gestión comunal implica que va a ser un mejor presidente. “Para Evelyn Matthei podría ser particularmente difícil viniendo de Providencia porque no ha hecho nada relevante para destacar como sí lo ha hecho Lavín. Tendría que ofrecer algún tipo de propuesta más osada, pero no sé si ella está dispuesta a hacerlo”, afirma el creador de Electoral Deathmatch.

En eso coincide Ernesto Águila, asesor en estrategias políticas del PS, quien afirma que “los alcaldes corren con ventaja en estos tiempos porque se pueden hacer cosas más perceptibles para la ciudadanía y el trabajo legislativo siempre es más lejano”, además de que aún se mantiene la mala evaluación al Congreso que se arrastra desde hace algunos años. “Muchas veces a los parlamentarios se les exige que actúen como alcaldes y eso genera frustración en la gente cuando no pueden cumplirlo”, afirma.

“Lavín tiene una muy buena capacidad de mezclar las necesidades concretas que puede tener una comunidad con una buena estrategia comunicacional que le da muy buenos resultados. Por eso veo con mucha menos posibilidad a Matthei, aunque ambos comparten haber sido candidatos derrotados. Por su perfil, para ella es mucho más difícil instalarse como algo nuevo”, explica.

La académica Claudia Heiss, del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, apunta a que se ha generado una tendencia por un perfil municipal pero que eso no le hace bien a la política “porque es en el Congreso donde se dan las discusiones más importantes en términos de modelo de país”. “El perfil municipal está muy relacionado al ‘cosismo’, a la cosa efectista, desperfilando las ideas más sociales que acompañan una presidencial”, afirma.

Y agrega: “La fortaleza de Matthei es desligarse de la política más tradicional y de la figura de su padre, de ese discurso mucho más ideológico de su sector, que es lo que normalmente hace la derecha para acercarse a los votos de centro. Eso y lo de Lavín, que va más acompañado de una cosa efectista, al final termina siendo deshonesto, porque lo que hace es disimular las verdaderas agendas de cada uno”.

Comenta

Relacionados
Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día