Nacional

Defensa de Pablo Longueira acusa a fiscal del caso SQM por faltas a la ética y probidad

Frente a esto, según Espinoza, el fiscal “ha iniciado una campaña comunicacional contra mi representado y su familia, fundada en hechos falsos y que no son materia de acusación alguna, destinada a demoler la imagen pública de mi representado”.

Por , 20 de Julio de 2018

El abogado de Pablo Longueira presentó un reclamo ante la Fiscalía Nacional y el Colegio de Abogados en contra de Pablo Gómez, fiscal del caso SQM, acusando una “campaña comunicacional” del persecutor en contra del otrora ministro de Economía.

Según el requerimiento presentado por Alejandro Espinoza, a pesar de que la indagatoria está cerrada “el fiscal Gómez en diversas entrevistas a importantes medios de comunicaciones nacionales (…) ha aludido expresamente a hechos falsos que se estarían imputando a mi representado, involucrando a su cónyuge, que no fue objeto de formalización ni imputación alguna, y tan grave como lo anterior, ha justificado la decisión de imputar cohecho a mi representado en hechos inexistentes, que no fueron formalizados ni menos son parte de la acusación presentada”.

Para justificar su denuncia, Espinoza hace alusión a una entrevista de Pablo Gómez a La Tercera del pasado 15 de julio, donde recalca que “… logramos establecer que, por ejemplo, los pagos a las fundaciones cesaron y se renovaron por el mismo monto, al mes siguiente, a una sociedad que tenía Longueira con su señora, Cecilia Brinkmann. Todo eso nos permitió darnos cuenta de que estas conductas caían precisamente en la figura del inciso primero, del cohecho propiamente tal…”.

Ante estas palabras, el abogado de Pablo Longueira consigna que “esta afirmación es de las más alta gravedad, pues se trata de hechos completamente falsos”, además de dar cuenta de otras entrevistas de Gómez a CNN Chile y El Mostrador, donde reafirmó sus dichos a La Tercera, por lo que además pidió un sumario administrativo contra Gómez.

Frente a esto, según Espinoza, el fiscal “ha iniciado una campaña comunicacional contra mi representado y su familia, fundada en hechos falsos y que no son materia de acusación alguna, destinada a demoler la imagen pública de mi representado, pretendiendo influir indebida e ilegalmente en la opinión pública y los juzgadores”.