Nacional

CDE impugna indemnización a mineros de San José: “Es un desacierto teleológico”

Y es que para el organismo, “el mensaje las empresas es muy claro: inviertan en seguridad de sus trabajadores, pero sin exagerar, al fin y al cabo el Estado (todos los chilenos) responderá de cualquier daño que irrogue a sus empleados la actividad riesgosa que les reporta utilidades”.

Por , 20 de Septiembre de 2018

El Consejo de Defensa del Estado (CDE) llegó hasta la Corte de Apelaciones para impugnar la decisión de la justicia de indemnizar con 2.480 millones de pesos a 31 de los 33 mineros que fueron rescatados de la mina San José en 2010.

Según el documento dado a conocer por La Tercera, el CDE recalca que el fallo del Noveno Juzgado Civil de Santiago no cumple con un rol “ejemplificador”.

Y es que para el organismo, “el mensaje las empresas es muy claro: inviertan en seguridad de sus trabajadores, pero sin exagerar, al fin y al cabo el Estado (todos los chilenos) responderá de cualquier daño que irrogue a sus empleados la actividad riesgosa que les reporta utilidades”.

Es por ello que recalca que la resolución judicial “no solo es un desacierto desde la perspectiva estrictamente normativa, sino que también lo es desde un punto de vista teleológico, al poner al Estado en una posición de ‘asegurador universal’ de todas las actividades productivas”.

Junto con ello, se refirió a los 2.480 millones que debería pagar el Fisco, indicando el CDE que “si se efectúa la proyección del total que el Estado pagará en pensiones a favor de los demandantes se llega a una cifra que superará los $5.500.000.000, libre de impuestos y recargos”.

“No cabe duda que la situación de privilegio es innegable, en especial considerando la realidad nacional, donde más del 50% de los trabajadores gana menos de 380.000 pesos”, agregó.

Además, el CDE dejó en claro que “no debe perderse de vista que más allá de la angustia vivida durante el tiempo del enclaustramiento, todos y cada uno de los demandantes fueron rescatados ilesos, excepto en cuanto el debilitamiento lógico y efectos del estrés, todo lo cual fue superado gracias a la atención gratuita y de gran calidad otorgada por el Estado en materia de salud”, apuntando que “ninguno de ellos quedó incapacitado para desarrollar actividades lucrativas”.