Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

Clandestino y escéptico: cómo vivió el plebiscito un líder del FPMR

La casa donde estaba escondido ese 5 de octubre quedaba ubicada en la comuna de Providencia. Estuvo atento a las noticias, alternando entre Radio Cooperativa y otras radios internacionales que cubrieron el evento. Estaba decidido a no votar y así lo hizo. "Yo estaba convencido que Pinochet no iba a aceptar el voto si era contrario a sus intereses", recuerda Enrique Villanueva, quien es el único ex frentista que cumple condena por el asesinato del senador UDI Jaime Guzmán.

Por 5 de Octubre de 2018

Enrique Villanueva no recuerda si fue un día antes del 5 de octubre de 1988, o una semana antes, cuando la dirección nacional del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) se reunió para conversar sobre el camino que había escogido la dictadura de Pinochet para definir si seguía o no en el poder, y que se materializó en un plebiscito ciudadano.

Por esos días, se hacía llamar Eduardo, chapa que usó desde 1983, año en que empezó a vivir en clandestinidad para cumplir con las operaciones del Frente. “Nosotros habíamos percibido que la salida del tirano que se estaba preparando no era la que buscábamos”, recuerda. En esa reunión previa al plebiscito, los líderes del grupo paramilitar veían con preocupación ese proceso, el que calificaron como una “salida negociada”.

Enrique Villanueva, alias Eduardo.

La casa donde estaba escondido ese 5 de octubre quedaba ubicada en la comuna de Providencia, Santiago. Estuvo atento a las noticias, alternando entre Radio Cooperativa y otras radios internacionales que cubrieron el evento. Estaba decidido a no votar y así lo hizo. Se quedó encerrado junto a su compañera todo el día, ambos expectantes.

A medida que se asomaba la noche, los resultados aún se desconocían. El subsecretario de Interior de esa época, Alberto Cardemil, dilató hasta último momento la entrega de los cómputos. “Yo estaba convencido que Pinochet no iba a aceptar el voto si era contrario a sus intereses. Me quedé hasta el amanecer, hasta que vi la noticia y apareció Matthei reconociendo el triunfo del No”, cuenta Villanueva.

Expectante, un grupo de periodistas se reunió alrededor de Fernando Matthei, Comandante en Jefe de la FACH y miembro de la Junta Militar, apenas llegó a La Moneda. Su declaración fue breve, pero tajante: “Parece que realmente ganó el No, al menos para mí. Lo tengo bastante claro ya”.

Al día siguiente, el 6 de octubre, Eduardo salió a caminar por la Alameda. El ambiente era diferente al de los últimos años. Había ilusión en la cara de las personas, abrazos, celebración. Pero Villanueva seguía sintiendo emociones “tremendamente encontradas”, y lo explica: “A esa alegría por supuesto que todos nos sumamos. Nuestra disconformidad era con lo que sabíamos que se venía para adelante”.

Desde 1983 vivió en la clandestinidad.

En ese encuentro previo al plebiscito, el Frente determinó que continuarían con su rol de resistencia. “A pesar de las condiciones adversas, dijimos que había que mantener la lucha irrenunciable del pueblo por su dignidad y justicia”, recuerda Villanueva, decisión que se mantuvo hasta inicios de la década de los 90, cuando el grupo guerrillero hizo sus últimos operativos.

Caso Jaime Guzmán

Villanueva, radicado en Viña del Mar, es el único ex frentista que cumple condena por el asesinato al senador Jaime Guzmán. Luego que uno de los autores materiales del crimen, Mauricio Hernández Norambuena, dijera que toda la cúpula del FPMR estaba enterada de la operación, lo que incluía a Villanueva.

De profesión economista y magíster en ciencias políticas, Villanueva cumple condena de cinco años con firma mensual, sin poder trabajar en aparatos del Estado ni tampoco en universidades, como se desempeñaba antes. Niega haber sabido o participado del asesinato a Guzmán en 1991, y actualmente espera el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos luego de presentar una demanda contra el Estado de Chile.

Comenta

Relacionados
Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día