Nacional

Por qué los diputados irán al Congreso solo dos semanas en diciembre

En redes sociales empezó a circular un tuit que cuestionaba esto, pero no se trata de nada fuera de lo normal.

Por EL DÍNAMO, 27 de Noviembre de 2018

En las últimas horas comenzó a circular en redes sociales una información que aseguraba que los diputados asistirían al Congreso solo dos semanas durante diciembre, debido a que tendrían dos semanas distritales en el mismo mes, y que sus vacaciones comenzarían el 1 de febrero hasta el 4 de marzo, cuando se retome la actividad legislativa.

La información es correcta, pero nada fuera de lo normal. Todos los meses hay tres semanas de trabajo legislativo, es decir, en la Sala de la Cámara de Diputados, en comisiones o en reuniones de distinto tipo en Valparaíso y Santiago; a la vez, hay una semana disponible para el trabajo distrital (normalmente la última del mes), el momento en que los legisladores deben ir a sus zonas y reunirse con ciudadanos o participar en actividades.

Lo que ocurre es que en noviembre, como se trata de una semana de intenso trabajo para poder despachar el Presupuesto de la Nación antes de 30, se estila que la semana distrital de este mes se traslada para la primera semana de diciembre. Eso hace que durante el último mes del año coincidan dos semanas de trabajo distrital: la correspondiente al mes anterior y la final, entre Navidad y Año Nuevo.

Al mismo tiempo, según el calendario legislativo, febrero es tradicionalmente el mes del receso legislativo, donde todo el Congreso en ambas sedes deja de funcionar y sus trabajadores, así como los senadores y diputados, pueden tomarse vacaciones, ya que los legisladores no tienen permitido optar a vacaciones en otro periodo del año.

En todo caso, a diferencia de los restantes trabajadores del país, los legisladores pueden descansar hasta cuatro semanas en el verano, aunque algunos deciden aprovechar para hacer trabajo distrital en la última semana de febrero. Hoy se encuentra “durmiendo” en el Congreso un proyecto de ley que permitiría que todos quienes viven en Chile cuenten con 20 días hábiles de descanso.