Gobierno espera reducir los niveles de contaminación en Quintero, Concón y Puchuncaví en cinco años

La iniciativa también establece el control de emisión de compuestos orgánicos volátiles (COV), que actualmente no cuentan con una regulación, y que aplica a las empresas Copec, GNL Quintero, Oxiquim, Gasmar, ENEX, Enap Aconcagua, Enap Quintero, Abastible, Lipigas y Basf.

Gobierno espera reducir contaminación en Quintero, Concón y Puchuncaví en cinco años

El Ministerio del Medio Ambiente ingresó a la Contraloría General de la República el Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA) para las comunas de Concón, Quintero y Puchuncaví, el que busca reducir los niveles de contaminación en un plazo de cinco años.

Esta propuesta, aprobada por el Consejo de Ministros, es parte de las medidas adoptadas por el gobierno para entregar una solución definitiva a los problemas de contaminación ambiental que afectan a la zona hace más de 50 años.

“La meta del PPDA es alcanzar el pleno cumplimiento de las normas de calidad del aire en un plazo máximo de 5 años. Se espera que con el congelamiento de las emisiones, de carácter inmediato y la gestión de episodios críticos, mejore la calidad del aire en la zona a partir de su publicación”, dice el texto del plan presentado a Contraloría.

Este PPDA contempla el congelamiento inmediato de las emisiones y la reducción de material particulado (MP), dióxido de azufre (SO2) y óxidos de nitrógeno (NOx) en un plazo de tres años para las empresas Codelco Ventanas, AES Gener y Enap, responsables del 75% de las emisiones de MP, del 99% del SO2 y del 81% de las emisiones de NOx.

La iniciativa también establece el control de emisión de compuestos orgánicos volátiles (COV), que actualmente no cuentan con una regulación, y que aplica a las empresas Copec, GNL Quintero, Oxiquim, Gasmar, ENEX, Enap Aconcagua, Enap Quintero, Abastible, Lipigas y Basf.

Otra de las medidas incorporadas y que fue muy destacada en la participación ciudadana, es que establece el control de emisiones de material particulado de áridos y almacenamiento de graneles al aire libre, que apunta principalmente a los acopios de carbón y concentrados de cobre, situación que deberá ser cumplida por AES Gener, Codelco Ventanas, Catamutun y Puerto Ventanas en un plazo no superior a 24 meses.

Otro punto destacable del plan de descontaminación, es que establece la fiscalización permanente de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), que en un plazo de tres meses -desde la publicación del plan- deberá instalar una oficina en Quintero con fiscalizadores que tendrán dedicación exclusiva para garantizar el cumplimiento de las medidas adoptadas.

Por otro lado, habrá una implementación de un plan de Gestión de Episodios Críticos (GEC), que tiene como objetivo prevenir y controlar oportunamente situaciones que afecten la salud de la población, la que se extenderá durante todo el año, con un pronóstico diario de ventilación a base al cual se implementan medidas de reducción de emisiones que están contenidas en los planes operacionales de las industrias.

Asimismo, el Ministerio del Medio Ambiente implementará una nueva red de monitoreo de calidad del aire, que contará con la supervisión permanente del Estado. Aquí se incluye un rediseño y modernización de la red actual, con más tecnología, para garantizar la transparencia y el acceso oportuno a la información.

En la elaboración de este plan, el 50% del tiempo se dedicó al proceso de participación ciudadana, donde en las actividades presenciales participaron 431 personas y donde recibieron 777 observaciones en todo el proceso, que se extendió desde el 5 de noviembre al 14 de diciembre.

Junto al PPDA de Concón, Quintero y Puchuncaví, el Ministerio del Medio Ambiente también ingresó la Norma Primaria de Calidad de Aire para Dióxido de Azufre, de alcance nacional, que tiene como objetivo proteger la salud de las personas de los efectos agudos y crónicos generados por la exposición a concentraciones en el aire de SO2.

Esta nueva norma incorpora de forma inédita el valor de una hora, en línea con lo que ocurre a nivel mundial porque los efectos en la salud de este contaminante se evidencian especialmente después de peaks de SO2 de corta duración, muy frecuentes en zonas industriales con presencia de fundiciones de cobre y termoeléctricas a carbón.