Nacional

Protestas sociales: el día que el perdón se tomó La Moneda

Sebastián Piñera fue el primero en pedir perdón por decir que “esto es una guerra”, actitud que fue seguida por parte de su Gabinete e incluso por la intendenta metropolitana.

Por EL DÍNAMO, 25 de Octubre de 2019

“Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite”, fueron las palabras con las que Sebastián Piñera justificó en su momento el actuar de las Fuerzas Armadas y la extensión del Estado de Emergencia en gran parte del país.

Sin embargo, el Mandatario dio un giro a sus dichos horas después, ante el rechazo que generaron sus palabras en la población y en la oposición, lo que lo llevó a pedir perdón, en el marco de la presentación de la “agenda social”.

“Es verdad que los problemas no se han producido en los últimos días se venían acumulando hacía décadas, pero es verdad también que los distintos gobiernos no fueron o no fuimos capaces de reconocer esta situación en toda su magnitud. Esta situación de inequidad, de abuso que ha significado una expresión genuina y auténtica de millones y millones de chilenos”, recalcó.

En esa línea, afirmó: “Reconozco esta falta de visión y le pido perdón a mis compatriotas”.

La “humildad” de Fontaine

Esta petición de perdón también se extendió a uno de los miembros más cuestionados de su Gabinete, el ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, cuyas palabras fueron una de las chispas que encendieron el descontento social que llevó a las evasiones masivas en el Metro, al invitar a “levantarse más temprano” para tomar el tren subterráneo y pagar tarifa rebajada.

“Humildemente pido perdón, esas palabras no reflejan lo que quise decir. No reflejan lo que siento, lo que creo y lo que ha sido mi trabajo, enfocado en mejorar la vida de chilenos”, señaló en conferencia de prensa.

Asimismo, el titular de Economía indicó que “la causa de los desmanes tienen una razón profunda de años. Si se trata de responsabilidad, tengo responsabilidad por no acertar con medidas para atender la necesidad social en nuestro país“.

“Mi cargo está a disposición siempre del Presidente de la República“, expresó el ministro respecto a una eventual renuncia, añadiendo que “esto me da más fuerza porque veo lo que se está pidiendo en la calle”.

Energía y Desarrollo Social se suman

Otro integrante del equipo ministerial que se sumó al mea culpa de Piñera fue el titular de Energía, Juan Carlos Jobet, quien lamentó que debiera ocurrir una crisis social para tomar medidas.

“Por eso pedimos disculpas; yo creo que a veces uno toma conciencia de que lo posible es más de lo que uno creía cuando hay un campanazo como el de los últimos días”, declaró a T13.

Sus dichos fueron compartidos por su par de Desarrollo Social, Sebastián Sichel: “Yo creo que ese perdón (el de Sebastián Piñera) nos llega a todos, a todos los que hemos sido parte muchas veces de la élite, de los privilegios y no hemos tenido la capacidad de ver el sacrificio que las personas han todos los días para sacar adelante sus vidas y hemos visto esto desde los libros, desde lo técnico”.

La autocrítica de Nicolás Monckeberg

El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, quien también ha estado en palestra por la discusión del proyecto de las 40 horas, presentado por diputadas del Partido Comunista y cuya idea de legislar fue aprobada en la Cámara Baja, expresó por su parte que “el llamado que yo hago como ministro del Trabajo, y me lo auto hago y hago autocrítica y hago mea culpa, porque me carga ser aquí el que apunta con el dedo, es a que quizás nunca más centremos los debates en los sueldos mínimos y centremos el debate, nuestros anhelos y nuestros objetivos, en los sueldos máximos”.

Larraín se disculpa por su “romanticismo”

Otro de los ministros que causó revuelo por sus palabras fue el titular de Hacienda, Felipe Larraín, quien planteó un curioso llamado a la población para reactivar la economía.

“A los románticos, que ha caído el precio de las flores; así que los que quieran regalar flores en este mes, las flores han caído un 3,7%”, señaló, en el marco de los últimos resultados del IPC.

Frente a esto, Larraín tuvo que salir a precisar sus palabras, en la antesala de las manifestaciones y protestas que se iniciaron el pasado viernes, apuntando que “si a alguien le incomodó, yo lo lamento, la verdad es que la intención fue completamente otra, y lo lamento, pero no nos quedemos en eso”.

Rubilar, la primera de todas

Karla Rubilar, intendenta de la Región Metropolitana, fue la primera autoridad que acogió como suya la petición de perdón de Sebastián Piñera, al señalar que “yo creo que somos muchos los que tenemos que pedir perdón”.

“El Presidente dio un paso gigantesco, hay que valorar la humildad con la que el Presidente se enfrenta ayer por algo que no es solamente de nuestro Gobierno”, declaró a TVN.

Por otra parte, la intendenta también hizo un mea culpa de su propia gestión como ex parlamentaria. “Yo también lo pido, fui parlamentaria por 12 años, pido perdón por todo lo que no haya hecho o haya dejado de hacer y que podría haber hecho”, asumió.