Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

Armerías y estallido social: “Estamos vendiendo más armas”

Mientras en la Asociación Gremial de Armerías aseguran que tras el estallido social en Chile han vendido un 30% más, en el Club de Tiro La Reina aumentaron en 50% las inscripciones a cursos de tiro.

Armerías y estallido social: “Estamos vendiendo más armas”
Por 11 de Noviembre de 2019

“Mucha gente me dijo que tendrían que empezar a armarse, hay una reacción ciudadana porque ven que Carabineros está atado de manos”, alertó la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, la semana pasada cuando las marchas y saqueos llegaron hasta el corazón de esa comuna.

Acción de armarse que la Asociación Gremial de Armerías Pesca y Camping de Chile (AGAPECH) y clubes de tiro, confirman como cierta. La Agapech agrupa a 50 establecimientos dedicados a la venta de armamento.

Así, al menos aseguró Oscar Gatica Vega, dueño de la armería Armarket y director de AGAPECH, quien indicó que desde el estallido social que comenzó el 18 de octubre “estamos vendiendo un 30% más de armas (solicitudes de venta que luego se deben ratificar)”.

En tanto, desde el Club de Tiro La Reina, su propietario Alejandro Roccaforte, sostuvo que “han aumentado los inscritos a cursos de tiro y membresías en al menos un 50%”.

Un nuevo escenario que aparece pese a los dichos del subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, quien aseguró que no corresponde que los ciudadanos se armen. El discurso de Matthei se replicó en Viña del Mar donde el presidente del Sindicato de Comerciantes Barrio Poniente, Alejandro Akid, dijo que “deberemos tomar medidas que no queremos, como armarnos”.

¿Para qué adquirir armas?

Según detalló Oscar Gatica -dueño de armerías en el Paseo Bulnes, Santiago- la gente está comprando más armas cortas del tipo revolver o pistolas asociadas típicamente a la defensa personal. Estas se encuentran en un rango de precio entre los $500 y $600 mil. “Son para tenerlas en sus domicilios o en sus negocios y así hacer uso legítimo de la defensa”, indicó Gatica.

Así como Raúl Arriagada (43), dueño de un minimarket ubicado en la comuna de Puente Alto y que llegó durante la mañana del miércoles hasta el Paseo Bulnes buscando un arma de fuego, pese a no saber disparar. Según dijo a EL DÍNAMO, “es más que nada por precaución, a mí me han tratado de abrir el negocio tres veces y con mi señora ya estamos chatos”.

Situación que para Alejandro Roccaforte del Club de Tiro La Reina, no tiene mucho sentido porque “es una estupidez que una persona se compre un arma y crea que sólo basta con apretar el gatillo. Hay que saber normas de seguridad, técnicas de disparo, y practicar mucho”.

“Hay gente que cumple con todos los requisitos legales: no tiene antecedentes, se ha hecho el examen psiquiátrico, dieron la prueba que exige la Ley del Control de Armas, pero le entregan el arma y nunca la han disparado. Las personas deben entender que es un requisito indispensable, porque asegura a su familia y vecinos”, explicó.Usuario practicando en el Club de Tiro La Reina

“La mayoría no son compras de civiles”

Tal como enfatizó Gatica en su relato, la mayoría de las solicitudes de compra adicionales que han recibido no vienen precisamente de civiles, sino que, de funcionarios de las Fuerzas Armadas, Gendarmería y Carabineros, quienes además de sus armas de servicio estarían inscribiendo otras para uso particular.

“El 30% del que hablo no está abocado en la compra de civiles -que si representan al menos un 10% de ese 30%- sino que en clientes uniformados”, dijo.

“Es a raíz de lo que viene sucediendo en nuestro país, los funcionarios han sido amenazados, esta gente ha ido al colegio de sus hijos y a las villas donde viven para amenazarlos. Entonces ellos se están armando, están comprando sus armas particulares privadas que la Ley de Control de Armas permite”, complementó Gatica.

De acuerdo a la Ley 17.798 que menciona Gatica, para registrar las armas particulares estos funcionarios deben seguir casi el mismo protocolo que los civiles, salvo porque no es necesario que acrediten sus conocimientos en el manejo del arma.

“A los miembros en servicio activo de las Fuerzas Armadas, Orden y Seguridad Pública y Gendarmería de Chile no se les aplicará las letras c) (manejo) del presente artículo, para lo cual deberán presentar una fotocopia de la credencial institucional o certificado que acredite su condición de miembro en servicio activo”, dice el documento.

¿Qué dice la Dirección General de Movilización Nacional?

Desde la Dirección General de Movilización Nacional -donde se registran todas las armas inscritas en Chile- contaron a EL DÍNAMO que no cuentan con el número de solicitudes de compra de armas desde que comenzaron las manifestaciones en nuestro país, ya que esta información debe ser proporcionada por la Zona de Seguridad Privada de Carabineros.

Lo que sí tienen es el Registro Nacional de Armas Inscritas, el cual considera sólo aquellas solicitudes donde los usuarios cumplieron con todos los trámites legales para tener armas de fuego (demora más de un mes el proceso). Según estos antecedentes, desde el 18 de octubre hasta el 6 de noviembre se han inscrito 264, en tanto, en igual periodo del 2018 se inscribieron 323.

Pese a que estas cifras no confirmarían una mayor venta de armas, desde la DGMN advierten que en el registro 2019 no se pudieron hacer inscripciones durante el Estado de Emergencia -decretado por el Presidente Sebastián Piñera-, pues, durante ese periodo “a través de la Resolución Exenta N°5064 se prohibió cualquier actuación relativa a la Ley N°17.798, sobre Control de Armas”.

Lo que sí ocurrió, de acuerdo a los antecedentes proporcionados por la institución, es que los últimos dos días de la fecha antes descrita, o sea el 5 y 6 de septiembre, se inscribieron más armas que en los últimos dos días del mismo periodo 2018. Mientras el año pasado fueron 26 y 27 armas, este año se inscribieron 41 y 71 respectivamente.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día