› Actualizado: 08:16 hrs

Quién era Abel Acuña, el joven que murió de un infarto en Plaza Italia

Además de ser hincha de la Universidad de Chile, se había titulado en marzo y trabajaba en un laboratorio, lugar desde donde salía cada viernes para manifestarse.

“Abel, Abel querido Los de Abajo jamás te olvidarán”, cantaron más de cincuenta hinchas de la Universidad de Chile en la villa Los Héroes en Maipú durante el domingo para despedir a Abel Acuña (29), joven que falleció de un ataque cardíaco este viernes en Plaza Baquedano.

Un verdadero reconocimiento de sus compañeros de hinchada quienes, antes de que comenzara el estallido social en nuestro país, acudían todos los fines de semana en compañía de Abel a ver los partidos de los azules.

Además de fanático del fútbol, Abel desde marzo era técnico en Laboratorio Clínico y Banco de Sangre y trabajaba en un laboratorio ubicado en Manuel Montt, Providencia, lugar desde donde salió el viernes 15 de noviembre para manifestarte junto a sus amigos.

“Ese día él salió de trabajar y me llamó para avisarme que iba a ir un rato a Plaza Italia. Yo le dije que no fuera, porque me daba miedo. Él me dijo que no me preocupara porque iría un ratito, que iba por mí, porque quería que yo viviera mejor”, contó Brunilda Leal, la madre de la víctima, a El Desconcierto.

Abel Acuña y su propia lucha

El llamado de Abel a su madre -donde contó que iría hasta la Plaza Italia- no era algo extraño, pues según reveló uno de sus amigos, Rodrigo Vergara, el fallecido asistió con frecuencia al lugar para manifestar su apoyo a las demandas sociales en Chile.

Pese que Acuña padecía de problemas cardíacos –hace un año fue al médico para operar una arteria tapada-, su verdadera lucha la dio en la calle, ya que según cercanos, “era el más entusiasta  ya que fue familiar de exiliados políticos”.

Según Vergara, junto a Abel Acuña fueron a las manifestaciones durante tres semanas consecutivas, siendo la primera vez el viernes 1 de octubre. Ese día, y pese las reiteradas bombas lacrimógenas, los jóvenes lograron llegar hasta sus domicilios.

Eso sí, en la tercera visita a la Plaza Baquedano el maipucino no pudo contar la misma historia. Esa noche -justo después de que comenzaron los fuegos artificiales- Acuña murió en medio de la multitud. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Más Nacional

Últimas noticias

Populares