Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

CIDH expresa preocupación por uso de la fuerza y denuncias de violaciones a los DD.HH.

El organismo condenó el "uso excesivo de la fuerza" durante las protestas y, asimismo, condenó los graves desmanes en el curso de algunas manifestaciones.

CIDH expresa preocupación por uso de la fuerza y denuncias de violaciones a los DD.HH.
Por 6 de Diciembre de 2019

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) entregó su primera declaración oficial tras su visita in loco para registrar las denuncias por violaciones a los derechos humanos registradas durante el estallido social.

En un comunicado, el organismo expresó su condena al “excesivo uso de la fuerza en el contexto de las protestas sociales en Chile, los graves desmanes en el curso de algunas manifestaciones y manifiesta su grave preocupación por el elevado número de denuncias de violaciones a los derechos humanos recibidas por los órganos del Estado desde el inicio de las manifestaciones”.

La comisión expresó que durante su paso por el país “ha recibido diversa información que señalaba, entre otros, hechos de violencia sexual, tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes en el contexto de las detenciones. En respuesta a estos graves hechos, la CIDH decidió instalar una Sala de Situación de Coordinación y Respuesta Oportuna e Integrada (SACROI) con el objeto de monitorear y dar respuesta a la situación de derechos humanos en Chile”.

“La CIDH advierte que en declaración pública del 17 de noviembre de 2019, el Presidente de la República señaló que en el contexto de las protestas sociales se vulneraron derechos humanos y hubo un uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad del Estado en algunos casos”, agregó.

En su balance, el organismo afirmó que en estos 50 días murieron 26 personas, 5 de ellas por una eventual acción directa de agentes del Estado y 2 bajo custodia del Estado en comisarías de Carabineros.

Con antecedentes del Ministerio de Salud, la CIDH expresó que los servicios de urgencias médicas del país atendieron a 12.652 personas heridas en relación con las manifestaciones y el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) constató directamente en hospitales 2.808 heridos en el contexto de las manifestaciones.

También consideró las cifras del Colegio Médico sobre los traumas oculares, el que aseguró que 283 personas fueron afectadas por impactos de perdigones o bombas lacrimógenas, que en algunos casos habrían provocado pérdida de visión parcial o total.

Además, y recurriendo a información de la Fiscalía Nacional, el reporte afirmó que se están investigando 2.670 casos de presuntas violaciones a los derechos humanos, de las cuales 422 hacen referencia a casos de niñas, niños, o adolescentes y 44 a casos de torturas y 26 por violación o abuso sexual por parte de agentes del Estado.

“La CIDH insta a las autoridades de Chile a investigar con debida diligencia los referidos hechos de violencia, identificar y sancionar a los responsables e informar los resultados debidamente a la ciudadanía”, apuntó el organismo a través de un comunicado.

Sobre todo esto, el organismo aseguró que los antecedentes llevarían hacia la existencia de “conductas repetitivas de violencia en contra de manifestantes en el contexto de las recientes protestas sociales”, destacando “el compromiso anunciado por el Presidente de la República para que estos casos sean debidamente investigados, juzgados y sancionados, así como asistir a las víctimas en su recuperación”.

Los casos

En este pronunciamiento oficial, la CIDH también menciona dos casos puntuales. Uno de ellos es el de Abel Acuña, el hombre que murió el 15 de noviembre en Plaza Italia.

“Al respecto, la CIDH expresa su preocupación por la información recibida conforme a la cual un manifestante con una afección cardíaca habría muerto al no recibir atención de emergencia adecuada debido al actuar de carabineros durante dicha manifestación que afectó la debida actuación de los profesionales de la salud que lo estaban atendiendo. La CIDH toma de que los Carabineros abrieron un sumario para esclarecer dicho hecho”, expresó.

Luego de esto, el informe se refirió a los sucesos ocurridos en la población Lo Hermida, en Peñalolén, la que hace un par de semanas estuvo bajo fuertes enfrentamientos entre vecinos y personal policial.

“Han denunciado allanamiento y destrucción de 12 casas; atropello a un hombre y un adolescente por sus motocicletas; además utilización de manera indiscriminada de bombas de gas lacrimógeno a hogares, puntos de atención de primeros auxilios e inmediaciones de una escuela y guardería”, menciona la organización internacional.

Asimismo, se menciona que la CIDH fue informada acerca de detenciones ilegales, obstrucción a la justicia, además de golpizas a personas detenidas al interior de la comisaría de Carabineros ubicada en Lo Hermida.

“La CIDH advierte que la Fiscalía Nacional formalizará a dos carabineros por presuntos delitos de apremios ilegítimos en Lo Hermida”, señaló.

Tras esto, la entidad de la Organización de los Estados Americanos (OEA) manifestó su preocupación por las denuncias de torturas, agresiones sexuales.

Rechazo a la violencia

Junto con enumerar las denuncias, la CIDH manifestó su respaldo a la labor realizada por organismos como el INDH y la Defensoría de la Niñez, además del “esfuerzo del Ministerio de Justicia y de Derechos Humanos de articulación interinstitucional para dar una respuesta articulada y efectiva frente la situación que enfrenta el país”.

Al mismo tiempo, rechazó que “en determinadas circunstancias, grupos de manifestantes hayan provocado graves desmanes durante algunas manifestaciones, arrojando objetos contundentes contra efectivos de las fuerzas del orden, destruyendo equipamiento público como colegios, buses, trenes y estaciones de metro, protagonizando saqueos y otros tipos de agresiones, inclusive contra los bomberos”.

“Al respecto, la CIDH recibió información sobre ataques a espacios de culto católico, evangélico y judío”, precisó.

En el cierre de su texto, la organización llamó a la sociedad chilena “a entablar un diálogo efectivo y inclusivo para abordar las demandas legítimas de la población, con el máximo respeto a los derechos humanos y en el marco democrático del Estado de Derecho. En ese sentido, la Comisión saluda a los esfuerzos de convocarse a una nueva Constitución”.

Relacionados

Comenta