Cerrar publicidad
Cerrar publicidad
Plebiscito Nacional 2020

Nacional

Las experiencias internacionales sobre el uso de armas acústicas

"Hay recursos que vamos a estudiar con la asesoría de policías internacionales", señaló el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, respecto a la posible implementación de nuevas armas disuasivas.

Las experiencias internacionales sobre el uso de armas acústicas
Por 7 de Diciembre de 2019

El anuncio vino de La Moneda. El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, reveló que se está estudiando implementar una “línea de nuevas armas no letales” para Carabineros, entre ellas las armas acústicas.

“Estamos en un plan de dotar rápidamente a Carabineros de equipamiento nuevo para recuperar parte de lo que hemos perdido, y en 2020 dotar con una nueva capacidad tecnológica y operativa importante“, señaló Ubilla en conversación con El Mercurio.

En ese contexto, detalló que se asesorarán con policías internacionales para decidir de forma óptima cuales son las mejores opciones a implementar. Desde Carabineros, en tanto, aclararon a EL DÍNAMO que es sólo un proyecto.

“Hay recursos que vamos a estudiar con la asesoría de policías internacionales, como disuasivos acústicos, los tintes para el carro lanza agua, gas pimienta; en fin, una serie de elementos no letales que hoy utilizan las policías del mundo, como este dispositivo acústico que usan en más de 60 países“, destacó el subsecretario.

El anuncio de Ubilla puso en alerta a la Escuela de Fonoaudiología de la Universidad de Valparaíso y el Departamento de Fonoaudiología de la Universidad de Chile, quienes criticaron la posible adquisición de las armas acústicas, argumentando que éstas pueden generar la pérdida de la audición de forma permanente.

“Estas armas emiten sonidos sobre los niveles permitidos o considerados seguros, los que generan severos daños en la audición de las personas expuestas”, plantearon los fonoaudiólogos de ambos planteles estatales en una declaración conjunta, acotando que la consecuencia más grave del eventual uso de estos artefactos es la “pérdida auditiva irreversible”, argumentaron por medio de un comunicado.

En ese contexto, llamaron a las autoridades a estudiar bien “el uso de dispositivos que generen consecuencias irreparables en la salud de chilenos y chilenas, con especial énfasis en aquellos de gran alcance y que pueden generar daños masivos”.

Experiencia internacional

Existe una gran variedad de armas acústicas, pero la utilizada como método para disuadir a grandes masas de personas es conocida como Dispositivo Acústico de Largo Alcance (LRAD, por sus siglas en inglés) y es producida por la empresa estadounidense American Technology Corporation.

Según los antecedentes estos elementos generan un sonido altamente concentrado y amplificado, y pueden transmitir mensajes inteligibles en un rango de hasta 8900 metros; cuenta con una potencia máxima de 162 decibeles a 1 metro y la capacidad de provocar dolor hasta una distancia de 20 metros.

De acuerdo a los antecedentes, Estados Unidos es uno de los países que ha hecho uso de este tipo de armamento para disuadir a grandes masas de gente, y la primera vez que el ejército del país norteamericano utilizó públicamente fue en 2009 en el contexto de las manifestaciones del G20 en Pittsburgh.

Tras esto, se hizo cada vez más común el uso de este dispositivo, y de otros con distinto formato, en las manifestaciones sociales.

El 2014, en Detroit, se utilizó el LRAD para disuadir a un grupo de personas que protestaba por cortes de agua, lo que según lo informado por medios internacionales provocó vibraciones en el cuerpo de las personas.

Un mes después en Ferguson, Missouri, cientos de personas se manifestaban por la por la muerte del adolescente afroamericano, Michael Brown, quien fue herido de bala por un efectivo policial. En medio de la manifestación los policías utilizaron un arma acústica de largo alcance durante al menos 15 minutos y a menos de cinco metros de los asistentes. De acuerdo a los antecedentes, en esa oportunidad de utilizó un LRAD-500X-RE, dispositivo que puede alcanzar los 149 decibeles a 1 metro de distancia y podría provocar permanente en la audición.

Además, se han utilizado en contexto de guerra como en Irak, en Nueva Orleans se implementó tras el huracán Katrina. Incluso se usó para combatir el ataque de piratas somalíes contra barcos mercantes y de pasajeros.

Con el mismo fin, Canadá compró estas armas antes de la Cumbre del G20 que se realizaría en Toronto, en 2010, para posiblemente usarlo en caso de que se realizaran manifestaciones. Sin embargo, para hacer uso de éstas deben contar con la aprobación del procurador general y contar con ciertos estándares, pero las policías no hicieron este “trámite”, por lo que se interpuso un recurso para que realizar pruebas antes de utilizar este tipo de armas “no letales”.

Finalmente se indicó que su implementación podía exponer a los manifestantes a un riesgo indebido de lesiones auditivas. La situación provocó que el gobierno provincial, a cargo de la seguridad pública, revisara los dispositivos acústicos de largo alcance para evaluar normativas que regularan su uso.

En general, las críticas a este tipo de armas coinciden en el punto referente a la salud de las personas, pese a que son armas no letales, su uso indiscriminado puede causar graves daños auditivos, lo que pone en alerta a los organismos de salud.

Relacionados

Comenta