Quién es Mariano Rosenzvaig, el “histórico” RD investigado por malversación

Una auditoría de la Contraloría detectó millonarios recursos sin utilizar correspondientes a la Subvención Escolar Preferencial (SEP) y el Fondo de Apoyo para la Educación Pública Municipal (FAEP) en Providencia. El ex director de Educación del municipio es sindicado como uno de los responsables.

Quién es Mariano Rosenzvaig, el
Por › Actualizado: 16:27 hrs

Sociólogo de la Pontificia Universidad Católica de Chile, máster en Educación de la Universidad de Cambridge, director del Programa Explora Conicyt y, próximamente, formalizado por malversación de caudales públicos. El nombre de Mariano Rosenzvaig ha comenzado a sonar en el mundo político tras la investigación por millonarias irregularidades en la Municipalidad de Providencia.

En octubre de 2017, una auditoría de la Contraloría detectó millonarios recursos sin utilizar correspondientes a la Subvención Escolar Preferencial (SEP) y el Fondo de Apoyo para la Educación Pública Municipal (FAEP). La entidad inició su indagatoria en febrero de ese año luego de que la alcaldesa Evelyn Matthei (UDI) denunciara que, durante la administración de Josefa Errázuriz, se registró la pérdida de $2.881 millones provenientes de subvenciones del Mineduc que no fueron debidamente rendidos y no se encuentran en las cuentas corrientes del municipio.

Regalos y vestuario

En su informe, la Contraloría detectó una serie de gastos en los que se destaca la entrega de tarjetas gift card para los funcionarios por un monto total de $ 107.385.600 para compra de vestuario y calzado. De ellos, $69.289.320 fueron rendidos con cargo al FAEP del año 2015.

Agrega además que “la Corporación de Desarrollo Social de Providencia pagó con cargo al FAEP la factura de $23.049.996 por la compra de 1.500 cajas de regalo que incluían seis copas para vino y dos cuchillos de cerámica”, mientras que cuestiona la compra de 45 jeans y 44 trajes para auxiliares y docentes por $ 4.095.541.

El déficit motivó una denuncia de Matthei en la fiscalía por eventual delito de malversación de caudales públicos contra del ex secretario general de la corporación, Enrique Martínez, y el ex director de Educación, Mariano Rosenzvaig, uno de los históricos de Revolución Democrática, partido que decidió suspender su militancia mientras dure el proceso en su contra.

La audiencia de formalización se realizará el próximo 21 de febrero.

Argentina, Reino Unido y Chile

Hijo del sexólogo Roberto Rosenzvaig, Mariano Rosenzvaig llegó a Chile a los 14 años desde Argentina en 1990. Fanático de Lanús y de los Beatles, luego de su paso por el Ministerio de Educación en el primer gobierno de Michelle Bachelet, el hoy suspendido militante de RD se adjudicó una Beca Chile en 2009 para estudiar en Reino Unido, donde realizó estudios de postgrado en la Universidad de Cambridge.

Ya de regreso a Chile, en 2012, junto a Giorgio Jackson y Miguel Crispi comienza la formación de Revolución Democrática, siendo electo consejero nacional de la colectividad en 2016. En 2013, en tanto, Rosenzvaig fue designado director del Programa Explora Conicyt hasta 2016, fecha en que llegó a la Municipalidad de Providencia.

En octubre de 2019, recordando un perfil que hizo un medio online en 2017 sobre él, Rosenzvaig escribió en su cuenta de Facebook sus descargos, denunciando que lo han tratado de hacer parecer una especie de “Tom Hagen”, en alusión al asesor de El Padrino.

“Han pasado casi tres años desde que Matthei hizo la denuncia de malversación de caudales públicos, poniendo mi nombre como el principal responsable, y usando un aparataje comunicacional bien impresionante para sacarle todo el jugo posible al tema. Es hasta gracioso, cuando fue la PDI a las oficinas de la corporación, se llevaron tres camionetas de cajas vacías, frente a las cámaras de televisión. Todo muy bien montado… porque los papeles de esos años estaban en otra bodega“, expresó el sociólogo en las redes sociales.

Según indicó, “en este tiempo, la causa que abrieron no ha tenido diligencias, no se han aportado pruebas, no se han hecho sumarios, no ha sido citado nadie a declarar”, asegurando que “es una causa que está congelada, pero que le rindió muchos frutos a la administración. Con la excusa de que ‘se robaron todo’ cortaron programas, echaron gente y tuvieron manga ancha para hacer y deshacer a su antojo sin tener que dar ninguna explicación”.

“Lo lamentable es que el daño hecho es gigante, y que recomponerlo es una tarea de larguísimo plazo. En eso estoy, de a poco.
Avanzando en el doctorado, habiendo hecho 40 entrevistas en mi reciente estadía en Chile, cosechando de a poco las oportunidades que voy teniendo, y haciendo vínculos nuevos desde lo profesional y académico. Me ha ido muy bien y eso me pone contento”, escribió Rosenzvaig, concluyendo que “ya tocará después el resto, recomponer el prestigio profesional y reencantarse con lo político. Aprender a perdonar a quienes te dieron la espalda de manera injusta y a quienes hablaron por la espalda sin dar la cara”.