Nacional

Santander e IFC firman la primera garantía de riesgo compartido del mercado local y lo hacen para estimular créditos climáticos y apoyar a las pymes

La garantía asciende a US$300 millones y le permitirá a las compañías distribuir en partes iguales el riesgo de un portafolio de activos de comercio exterior.

Por , 22 de Enero de 2020

Una garantía por US$300 millones firmaron Santander e IFC, miembro del Grupo Banco Mundial, con el fin de compartir riesgo de cartera y así apoyar un aumento en el acceso a financiamiento climático y el crecimiento de pequeñas y medianas empresas (pymes) en Chile, las cuales aportan más del 66% del empleo en el país.

Esta es la primera garantía de riesgo compartido en el mercado chileno y permite a IFC y a Banco Santander distribuir en partes iguales el riesgo de un portafolio de activos de comercio exterior. Los activos subyacentes son primordialmente para la exportación y se espera que alcancen US$1.000 millones en los flujos de exportación de Chile durante los tres años de la operación.

“Nos sentimos orgullosos de ser parte de esta alianza con IFC, la cual ayudará a que más compañías en el país se decidan a invertir en iniciativas relacionadas con el clima. Todo esto está muy en línea con la política de sostenibilidad del Grupo Santander a nivel global, reforzando el compromiso adquirido en 2019, cuando nos convertimos en uno de los firmantes de los Principios de Banca Responsable de las Naciones Unidas”, explicó Miguel Mata, gerente general de Santander Chile.

Por su parte, David Tinel, gerente de País de IFC para Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay, afirmó que “estamos entusiasmados por aliarnos con el Banco Santander mediante este novedoso instrumento financiero, que contribuirá a abrir el camino a más inversiones del sector privado en proyectos relacionados con el clima en Chile. El apoyo del sector privado es esencial para que Chile promueva el financiamiento sostenible y desarrolle una economía con bajo consumo de carbono y de resiliencia frente al clima”

Además, Tinel destacó que “promover el crecimiento económico en mercados emergentes alineados con la gestión sostenible de sus recursos naturales es uno de los objetivos estratégicos de IFC como institución para el desarrollo”.

Cabe mencionar que en los últimos cinco años fiscales, IFC invirtió más de US$10.000 millones en el sector financiero en la región de América Latina y el Caribe, en inversiones a largo plazo, incluyendo movilización. La garantía con el Banco Santander es parte del foco estratégico de IFC de apoyar a los mercados financieros locales para lograr impacto en el desarrollo.

En el año fiscal 2019, las inversiones a largo plazo de IFC en la región de América Latina y el Caribe, en todos los sectores, ascendieron a US$6.200 millones, incluyendo US$3.700 millones movilizados de otros inversionistas, que representan cerca del 33% de las inversiones a largo plazo y de la movilización de IFC durante el periodo