La historia del médico condenado por asesinar y enterrar a su hermano en el desierto

Tras un año de investigación, se condenó a Juan Andrés Marambio a cinco años de libertad vigilada por el crimen de su hermano.

La historia del médico condenado por asesinar y enterrar a su hermano en el desierto
Por
Compartir

El Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago condenó durante la jornada del pasado viernes al médico Juan Andrés Marambio Smith (57) por el homicidio de su hermano Luis Roberto, apodado como “Robertito”, al que mató y enterró en el desierto en 2008.

Según los antecedentes de la dramática historia, Robertito era el mayor de tres hermanos, y pocos días después de nacer, en 1958, contrajo una meningitis que lo dejó con severas secuelas y lo convirtió en una persona totalmente dependiente de su madre.

Evelyn Smith debía vestirlo, bañarlo y darle de comer, rutina que se repitió hasta que Robertito ya era un adulto.

En 2008, Juan Andrés Marambio volvió de un viaje a Venezuela y se percató de las condiciones en las que vivía su madre, que en ese entonces tenía 76 años.

Según la declaración de Marambio, en ese momento le dijo a su mamá: ¿Hasta cuándo vas a seguir viviendo de esa forma? Ya es suficiente, ya lo has cuidado tanto”. Tras esa conversación, habrían planeado el crimen.

Juan Andrés y Evelyn simularon que tomarían unas vacaciones en Antofagasta junto a Robertito. El viaje lo realizaron por tierra en una camioneta.

Se alojaron por una noche en Copiapó y continuaron su rumbo. En ese trayecto, el doctor de la Universidad Católica compró un cincel, una comba, un escobillón, una pala, sacos, guantes, entre otras cosas para cometer el delito.

Al llegar a Antofagasta, se dirigieron al desierto, donde Marambio le disparó a su hermano de 50 años en la cabeza y enterró su cuerpo.

El secreto entre madre e hijo se mantuvo durante años. Para justificar la ausencia de Robertito con el resto de la familia, señalaron que éste estaba en un hogar donde le brindaban cuidados.

Con el pasar de los años, la historia comenzó a derribarse y Evelyn sucumbió ante la presión familiar en 2018, cuando confesó el brutal hecho.

El 22 de mayo de ese año, la mujer hizo una autodenuncia en la Fiscalía Oriente, donde contó los detalles e indicó a su hijo como el autor material del hecho.

En agosto de 2019, Marambio contó que “estaba implícito (…) que ambos queríamos o coincidíamos que había que poner término a la vida de Roberto. En un momento ella me dice ‘contrato a alguien’, mi respuesta fue ‘no mamá, yo me encargo’”.

En aquella oportunidad, el fiscal Francisco Lanas imputó a la madre por el delito de parricidio y solicitó su arresto domiciliario atendido, debido a su avanzada edad. En cuanto a Juan Andrés, fue formalizado por  homicidio calificado. El tribunal resolvió arraigo nacional y arresto domiciliario total para ambos.

En septiembre del pasado año, el médico viajó junto a personal de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) para intentar encontrar los restos de su hermano. Las pericias culminaron sin obtener resultados exitosos.

Finalmente y tras un año de investigación, se condenó a Juan Marambio a cinco años de libertad vigilada. Además, el Ministerio Público solicitó un aumento de plazo para la investigación en contra de Evelyn Smith.

A pesar de la condena, y casi doce años después del asesinato, el cadáver de Luis Roberto Marambio Smith aún no ha sido encontrado.