Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

Qué decía el ministro Ignacio Briones antes del 18 de octubre, el mejor evaluado del gabinete

El ministro de Hacienda fue el ministro mejor evaluado del gabinete en un período marcado por las negociaciones en el Congreso para destrabar el Presupuesto 2020 y la reforma tributaria.

Qué decía el ministro Ignacio Briones antes del 18 de octubre, el mejor evaluado del gabinete
Por 4 de Febrero de 2020

En los casi 100 días desde que ingresó al gabinete, Ignacio Briones se ha convertido en una de las caras principales del Gobierno de Sebastián Piñera. De acuerdo a la encuesta Cadem, el ministro de Hacienda fue el mejor evaluado del gabinete, pasando de un 38% a un 43% de aprobación.

El titular de Hacienda fue el encargado de liderar la aprobación de la reforma tributaria, la que fue despachada por el Congreso y podría ser ley en marzo, así como las negociaciones para destrabar la Ley de Presupuesto 2020.

El ex decano de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez es defensor del libre mercado y crítico de lo que llamó “maraña regulatoria” que existe en Chile. “La reflexión de fondo es que tenemos en Chile una maraña regulatoria que es difícil de navegar”, dijo durante una conferencia en la Universidad de Valparaíso en abril de 2019.

No nos llenemos de leyes para todo. Creo que el peor escenario para Chile es que en diez años más estemos en la ley número 25.000 y que pasemos de las 250 mil regulaciones actuales a 300 mil. Sería un camino equivocado. Ese es el gran desafío de una reforma del Estado y de los sucesivos gobiernos, independientemente de su color político”, puntualizó el economista.

Antes del estallido social del 18 de octubre, el hoy ministro era claro en dar su opinión sobre los problemas que hay en Chile para emprender.

Nuevos ricos

En una columna del 7 de mayo de 2018 publicada en La Tercera, Ignacio Briones afirmaba que “en Chile el ‘nuevo rico’ puede ser visto con bastante menos entusiasmo. No solo desde la mirada inquisidora de sectores de izquierda. También desde el púlpito de cierta elite tradicional, como más de alguna vez me ha tocado ser testigo”, indicando que los denominados new rich son mirados “con cierta sospecha, cuando no con clasista desdén. La máxima gravada en piedra pareciera ser: mientras más añeja tu fortuna, tanto más valiosa”.

“Llevado al extremo, ningunear al nuevo rico y reivindicar poco más que la fortuna histórica, implica que, en lugar de ensalzar el emprendimiento y la creación de riqueza, lo destacable sería ser rentista. Pero un país anclado en tal premisa, lo sabemos, estaría simplemente destinado al fracaso”, expresó el hoy ministro de Hacienda, asegurando que “si de desarrollo se trata, tal vez lo habremos alcanzado el día en que, en lugar de desdeñar al nuevo rico, lo hagamos transversalmente sujeto de nuestro más decidido reconocimiento”.

Su visión sobre la meritocracia y la crítica a la falta de oportunidades en Chile siguió incluso 10 días antes del estallido social, cuando en una entrevista con Pauta afirmó que “uno lo que espera en un mercado profundo y competitivo es que las contrataciones sean ciegas a las condiciones adscritas de las personas. Me refiero a la raza, la orientación sexual o su sexo. En un mercado competitivo lo único que te interesa son las competencias de esa persona, el valor que te va a agregar a tu empresa”.

Reforma tributaria

Antes de ser ministro, Ignacio Briones defendía la reintegración tributaria. En entrevista con El Líbero en agosto de 2018, el economista aseguró que “muchos han planteado que volver al sistema integrado beneficia a los ricos, creo que eso es un error conceptual, es cierto que en el pasado cuando teníamos un sistema tributario integrado había gente muy rica que terminaba pagando menos de lo que tenía que pagar, pero eso no es un problema del sistema integrado sino que de cómo te haces cargo de eliminar forados y poder fiscalizarlos efectivamente”.

En conversación con la UAI agregó que “crear un sistema tributario único más simple, equitativo y plenamente integrado para todas las empresas chilenas, salvo para las pymes que tendrán un régimen más favorable con menores tasas de impuestos. De esta forma los impuestos pagados por las empresas serán créditos para los impuestos que deban pagar las personas”.

Luego, en abril de 2019, Ignacio Briones volvió a expresar su postura ante la reforma tributaria, asegurando que “con integración el impuesto corporativo es un crédito contra el personal sencillamente porque lo que interesa es gravar las rentas individuales, independientemente de su fuente (salarios o utilidades). Por lo mismo, la integración es condición necesaria para la equidad horizontal según la cual dos personas que ganan lo mismo debieran pagar lo mismo en impuestos”.

“El sistema semi integrado rompió con ese sano principio y empeoró la equidad horizontal, particularmente a nivel de empresarios de menores ingresos”, agregó en esa oportunidad.

Pensiones

En 2016, Ignacio Briones ya se unía al debate sobre las pensiones, refiriéndose a las palabras del economista Manuel Riesco que aseguró que las AFP operarían “una estafa Ponzi”, donde los beneficios se pagan con las recaudaciones nuevas y el resto va al estafador.

“Que los flujos de aporte sean mayores que los de salida no precisa de teorías confabulatorias para entenderse. Solo refleja que hoy existen pocos pensionados en relación con los que habrá mañana y que actualmente cotizan para su vejez”, explicó el hoy ministro de Hacienda en una columna para El Mostrador.

Agregó que “ese es el problema de los esquemas de reparto de beneficio definido: con una población que envejece, la base contributiva de trabajadores se achica, necesitándose –ahora sí cual pirámide– de un creciente aporte de estos últimos para financiar las pensiones de los que están en la punta jubilándose”.

En 2018, el economista se atrevió con su propia propuesta: “¿Y si, en lugar de recolectar ese ahorro a través del ingreso laboral, como ha sido la regla, lo hiciéramos a través del consumo?”, se preguntó en una columna de La Tercera.

“Esto aseguraría que todos aporten algo para su jubilación. Ocurre que no todos tenemos un empleo formal (dependiente o independiente con boleta) sobre el cual anclar la cotización obligatoria. En cambio, todos consumimos”, expresó.

“Así, por ejemplo, uno podría imaginar que, al comprar, el consumidor pagase una tasa adicional al IVA. No como un impuesto, sino como un monto extra que fuese directamente a su cuenta individual. ¿Futurología? No. Tecnológicamente no hay impedimento para asociar de forma digital y segura (blockchain) un pago individual con la cuenta personal en una AFP”, agregó Ignacio Briones.

Relacionados

Comenta