Nacional

Municipalidad de Providencia negó polémica denuncia de ex trabajadora

De acuerdo a la demanda de la mujer, las órdenes de infiltrarse en las manifestaciones vendrían directo de la alcaldesa Evelyn Matthei.

Por , 7 de Febrero de 2020

La ex trabajadora de la Municipalidad de Providencia, Evelyn Quezada, aseguró que la obligaron a infiltrarse en las manifestaciones para obtener información sobre cómo se organizaban.

Ante la polémica que generó la denuncia, la alcaldesa subrogante de Providencia, Paulina Lobos, negó “tajantemente que nosotros realicemos labor de inteligencia como se trata de señalar en este relato, porque no es verídico, no corresponde”.

En ese contexto, aseguró que “tampoco es correcto ni es verídico que se le entregaran informes o información a la alcaldesa Evelyn Matthei“.

El municipio, por medio de un comunicado, insistió que no realizan “labores de inteligencia, como ha sugerido (una) ex funcionaria de la Dirección de Fiscalización, quien tras renunciar ha demandado a este servicio público argumentando dicho motivo”.

“A pesar de esto se ha formalizado una investigación sumaria para esclarecer los hechos denunciados”, recalcaron.

No obstante, agregaron que “desde ya podemos señalar que la ex funcionaria indica que habría recibido las supuestas instrucciones de ‘infiltrarse’ en reuniones con fecha 19 y 20 de noviembre; siendo que en dichas fechas, estaba haciendo uso de una licencia por enfermedad común”.

Finalmente, argumentaron que “la Plaza Baquedano, a pesar de la situación especial de la que es objeto, sigue y seguirá siendo monitoreada para este propósito con fines siempre internos y con el único objeto de catastrar los daños sufridos al Bien Nacional de Uso público de Providencia, que lamentablemente ya supera los 1.200 millones de pesos”.

La denuncia

La ex inspectora municipal de Providencia contó en conversación con El Desconcierto que trabajaba hace 7 años bajo la modalidad de contrata y que el pasado 19 de noviembre recibió, junto a otros dos compañeros, la orden de su jefe directo, Felipe Frez, de ir a observar las manifestaciones que ya llevaban un mes tomándose las calles.

Evelyn Quezada relató que intentó negarse, pero la directora de fiscalización, María Ivonne Johansen, le dijo que “tenía que jugármela, demostrar que hacía bien esta pega, y que considerara que mi contrato acababa pronto”.

La ex funcionaria contó que fue enviada a distintas zonas donde se registran constantemente las protestas, tomando como punto principal la Plaza Baquedano, donde se tuvo que “camuflar” en la “primera línea”.

“Yo iba con jeans, el pelo amarrado, me sacaba los aros, y jockey. Súper desarreglada, se suponía que así se vestían los encapuchados. Uno de mis compañeros iba con la camiseta del Colo”, aseguró Quezada.

“Nos recomendaron hablar medio flaite, con garabatos y mostrando ser chora”, complementó.

El objetivo era “recabar información de cómo se organizaban, quién era el líder de los encapuchados, para cuándo se programaba la siguiente marcha, la cantidad de vendedores ambulantes, quiénes vendían drogas, si eran estudiantes o no, si eran flaites, si andaban con banderas, si vivían en la calle, todo servía”.

Además, tenían un grupo de WhatsApp llamado “Planificación”, donde enviaban reportes. La orden de realizar todo esto, aseguró, venía directamente de la alcaldesa, Evelyn Matthei.

La demanda presentada por Quezada se tramita en el Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago por vulneración a derechos fundamentales, despido indirecto y cobro de prestaciones laborales.