Las pistas que permitieron capturar a Felipe Rojas por el asesinato de Fernanda Maciel

El lunes se cumplieron dos años de la desaparición de la joven cuyos restos aparecieron en junio de 2019 a pocos metros de su casa. El único imputado ha decidido guardar silencio.

Las pistas que permitieron capturar a Felipe Rojas por el asesinato de Fernanda Maciel
Por

Han pasado dos años desde que Fernanda Maciel desapareció. Eso es lo único claro que tiene su familia, ya que aún no se sabe a ciencia cierta cuándo y cómo la joven embarazada de 7 meses fue asesinada. Fue recién en junio de 2019 que los restos de “Fer” fueron encontrados y se detuvo al hasta ahora único sospechoso. Su nombre: Felipe Rojas.

Según han expuesto los abogados demandantes, el 10 de febrero de 2018, cerca de las 17:30 horas, Fernanda Maciel (21) fue al inmueble ubicado en la intersección de las calles Llaima con Puntiagudo, en la comuna de Conchalí, para juntarse con Rojas. Fue ahí donde la víctima y el sospechoso habrían tenido una fuerte discusión. Lo que ocurrió después todavía no está claro.

Felipe Rojas ha guardado silencio durante la investigación y no ha entregado su versión de los hechos. Una de las hipótesis que se manejan es que Rojas procedió a maniatar a Fernanda con cuerdas o géneros de la casa. En un principio se dijo que fue un golpe durante la pelea el que habría matado a la joven, pero hoy se cree que Rojas la mantuvo secuestrada antes de estrangularla.

De acuerdo a la investigación, Rojas enterró el cuerpo de la víctima en la bodega del inmueble. Para lo anterior, además de realizar un hoyo bajo tierra, depositó el cuerpo envuelto en una capa, lo cubrió con cal, y posteriormente lo tapó con cemento y tierra.

La bodega era usada por el dueño para guardar elementos relacionados con su actividad de productor de eventos. El día de los hechos él se encontraba de vacaciones y había dejado el lugar a cargo de Felipe Rojas y otros dos sujetos.

Contradicciones

Según dijeron desde la fiscalía el día que se detuvo a Felipe Rojas, se le consideraba sospechoso debido a las constantes contradicciones en sus declaraciones.

El 28 de febrero de 2018, Rojas fue interrogado. En su testimonio, detalló las últimas horas que pasó junto a Fernanda Maciel. “Tomé contacto con Fernanda, la llamé y nos juntamos a fumar marihuana en las afueras de mi domicilio hasta las 23:00 horas aproximadamente. Llegó una amiga de Fernanda, de nombre Tamara, retirándose Fernanda junto a su amiga en un vehículo”, dijo.

Luego, según su declaración, a eso de las 04:00 horas “vi un mensaje de Fernanda enviado a mi WhatsApp el cual decía, ‘te hablé‘”.

  • Felipe Rojas: ¿Estai’ con la Tamara aún?
  • Fernanda Maciel: Sí, aún.
  • Felipe Rojas: Ya, yo seguiré durmiendo.

“Luego, recibí un mensaje de Fernanda donde me señalaba, ‘¿qué onda?’ Casi a las 17:00 del otro día. (le pregunté) ‘¿qué?, Fernanda responde ‘no sé’”, señaló el acusado en su declaración.

“Me asomé en la pandereta que colinda ambos domicilios, manifestándole ‘hola, ¿cómo estás? Fumemos acá en mi casa, pero vamos para la bodega. Ahí nos vemos’“, agregó.

  • Felipe Rojas: ¿Teni’ smoking? ¿te queda?
  • Fernanda Maciel: No, voy para allá. Voy con la Simona.
  • Felipe Rojas: No vengas con la Simona los perros se la van a comer.

Rojas indicó a las autoridades que la joven no habría llegado a la bodega, por lo que volvió a contactarla. “Te esperé cualquier rato, pero no llegaste. Yo ando cleteando”, indicaba el último mensaje.

Sin embargo, un informe de la Policía de Investigaciones afirmó que el sospechoso había mentido en su declaración, principalmente sobre su vinculación con la bodega en donde se encontró a Fernanda Maciel.

“Miente a Carabineros indicando haber entregado las llaves de la bodega (…) Ese mismo día 20 de febrero del 2018 concurre al domicilio de un compañero de trabajo, haciéndole entrega de las llaves, solicitándole mentir por él cuando pregunten, pidiéndole decir que entregó las llaves el día 18 de febrero del 2018″, señala uno de los documentos.

Ante esto, Rojas volvió a declarar, asegurando que “puedo decir que mentí respecto del día en el cual devolví las llaves (…) No quería que los vecinos al verme ingresando al domicilio llamaran a mis ex jefes y les dijeran lo que estaba pasando”.

La declaración

Sin embargo, uno de los hechos claves en la investigación fue la declaración de la ex pareja de Felipe Rojas, a quien el imputado le habría confesado el crimen poco tiempo después de la desaparición de la joven.

Sin embargo, fue recién el 23 de junio que la ex pareja de Rojas entregó información sobre el lugar en el que había sido enterrada Maciel.

Según consignó CHV, de acuerdo al relato de la mujer, Rojas “se puso a llorar. Le pregunté qué había pasado, que me contara y ahí él me dijo que la Fernanda se había resbalado, se había pegado en la cabeza en una silla. Me dijo que en la punta de algo, pero no recuerdo si era una silla o una mesa”.

“Estaba muy tenso por los videos y reportajes que circulaban donde lo inculpaban de la desaparición de Fernanda Maciel y, además, mostraban su cara”, habría agregado la ex pareja, asegurando que Rojas le dijo que “Fernanda se desmayó. Cuando Felipe la intentó levantar, Fernanda comenzó a convulsionar. Se fue, se fue, se fue, mientras lloraba y lloraba”.

“Después me dijo que estaba muy volado y tomó un montón de malas decisiones y lo que hizo fue envolverla en una de esas telas”, concluyó la ex polola del imputado. 

Más Nacional

Últimas noticias

Populares

Recomendados