Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

ISP y clínica privada se enfrentan por retraso en la entrega de resultados del coronavirus

Según denuncia un posible contagiado, desde hace una semana que no tiene respuesta del centro médico ni del organismo encargado de corroborar los casos.

ISP y clínica privada se enfrentan por retraso en la entrega de resultados del coronavirus
Por 26 de Marzo de 2020

“Hoy se cumple una semana esperando el maldito resultado y aún ninguna respuesta”, denunció un hombre desde su cuenta de Twitter, ya que según relató, el lunes 16 llegó hasta la Clínica Dávila para tomarse un examen del tipo PCR y aún no sabe si está infectado de coronavirus, o no, debido al retraso prolongado.

Se trata de Arturo Medina (40) de Santiago, quien en conversación con EL DÍNAMO indicó estar “muy angustiado con la situación”, ya que no ha tenido una respuesta clara de la clínica privada, ni tampoco desde el Instituto de Salud Pública (ISP), organismo encargado de procesar el 67% de los testeos en Chile.

Según contó Medina, primero se comunicó con la Clínica Dávila, desde donde le aseguraron que “el problema no era de ellos, sino que del ISP, donde estaría mi examen desde el mismo día en que me lo tomé”.

“Le pido las disculpas correspondientes, pero lamentablemente, dependemos de los tiempos de respuesta del ISP. Es nuestra responsabilidad informarle el resultado, pero aún no hemos recibido el resultado de su examen desde el ISP. Estamos insistiendo y una vez que lo recibamos lo contactaremos a la brevedad”, le escribió la clínica privada en un correo electrónico.

En el ISP, tras reclamar por el retraso en el resultado del test de coronavirus, “me atendió Johanna Álvarez y me dijo que todos los exámenes de todas las clínicas se van revisando y mandando de inmediato, pero también que por política del ISP, no me puede dar el resultado porque es responsabilidad de la clínica de entregar el examen”.

Los problemas de no saber si tienes el virus

Medina decidió realizarse el examen porque el sábado 14 de marzo asistió a una fiesta, donde uno de los invitados declaró haber contraído el virus. Luego, cuando fue a trabajar se comenzó a sentir mal, congestionado, con dolor de cabeza y una fiebre de 39 grados.

Sin embargo, nunca imaginó que recluirse sería peor que la enfermedad y que el retraso en obtener su resultado del examen de coronavirus le traería serias dificultades en su trabajo, con su pareja y hasta problemas para ir de compras, ya que se mantiene en cuarentena voluntaria desde hace ya ocho días.

Lo más complicado, según Arturo, es que “mi empleador me llama todos los días para preguntarme si estoy contagiado o no, porque yo trabajo en un centro de llamados, por ende, trabajo con al menos 100 personas más“.

“Se me cuestiona mi licencia, pero además está la preocupación de que sea, efectivamente, positivo al coronavirus. Pues, en ese caso de debería aplicar la cuarentena para todos mis compañeros de trabajo”, explicó.

Contó que su pareja también ha estado haciendo cuarentena con él, por lo que “ninguno de los dos ha podido salir, ni si quiera para comprar comida. Ya estamos cocinando los últimos productos que quedan en la despensa”.

“No podemos salir. En mi caso si saliera a hacerme otro test o a comprar los Carabineros me podrían detener y cursarme un parte por incumplir mi cuarentena. También por el riesgo de infectar a más personas”, concluyó Medina.

Al ser consultados por EL DÍNAMO, desde la Clínica Dávila descartaron referirse al caso de Arturo Medina.

En el ISP oficialmente guardaron silencio. Sin embargo, fuentes al interior de este organismo explicaron a EL DÍNAMO que la demora se explicaría por “la alta demanda de este tipo de exámenes”, pues, al día se practican más de 5.000 en todo el país.

Relacionados

Comenta