Nacional

Cómo Mañalich terminó ganando la “pelea” por el uso masivo de mascarillas

Si bien se aconseja que las mascarillas quirúrgicas y N95 sean destinadas al personal sanitario, el CDC de Estados Unidos reconoció que es recomendable usar telas para taparse la boca en lugares concurridos.

Por , 6 de Abril de 2020

Fue el 14 de marzo cuando el ministro de Salud, Jaime Mañalich, recomendó usar mascarillas en el Metro ante el brote de coronavirus. Fue duramente criticado, pero terminó teniendo la razón.

“Nos parece prudente recomendar a la ciudadanía que va a enfrentar situaciones de hacinamiento, como en el Metro, que haga uso de mascarilla durante el viaje”, dijo en esa oportunidad el ministro, recibiendo cuestionamientos del mundo médico.

“No, las mascarillas no sirven en población general asintomática”, expresó ese mismo día la epidemióloga de la Universidad de Chile María Paz Bertoglia en redes sociales, asegurando que “las mascarillas pueden aumentar riesgo de contagio (se tocan más la cara, contaminan al desecharlas)”.

Agregó: “Sí, recomendar mascarillas a población general es irresponsable pues causa desabastecimiento en centros salud“.

El ministro sólo se limitó a contestar “falso”, a lo que la especialista refutó diciendo “no voy a discutir con usted, pero a quienes leen este intercambio, los invito a revisar las recomendaciones de OMS, OPS y el CDC, que son categóricas al no recomendar mascarillas a la población general. Menos soberbia y más ciencia, por favor”.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado distintas visiones sobre el tema, fue el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos el que pidió a la ciudadanía usar mascarillas, incluso usando piezas de tela para cubrirse la cara cuando estén en público.

“El CDC recomienda usar cubiertas de tela para la cara en entornos públicos donde otras medidas de distanciamiento social sean difíciles de mantener (por ejemplo, supermercados y farmacias), especialmente en áreas donde la transmisión comunitaria es significativa”, expresa el organismo en su sitio web.

Agrega que también se aconseja “el uso de cubiertas de tela para la cara sencillas para desacelerar la propagación del virus y ayudar a evitar que las personas que podrían tenerlo y no saberlo transmitan el virus a los demás. Las cubiertas de tela para la cara elaboradas con artículos de uso doméstico o hechas en casa con materiales de bajo costo pueden usarse como una medida de salud pública voluntaria adicional”.

“No se deben poner cubiertas de tela para la cara a niños pequeños menores de 2 años, ni a personas con problemas para respirar, o que estén inconscientes o incapacitadas, o que de otra forma no puedan quitárselas sin ayuda”, aclara el CDC y reconoce que “las cubiertas de tela para la cara recomendadas no son mascarillas quirúrgicas ni respiradores N95. Esos son suministros esenciales que se deben seguir reservando para los trabajadores de la salud y otros miembros del personal médico de respuesta a emergencias, según lo recomendado por las actuales directrices de los CDC”.

En esa línea, el Ministerio de Salud lanzó un tutorial para saber cómo fabricar una mascarilla casera con una polera, un pañuelo o una bandana.

“A pesar de que la evidencia de protección no es demasiado grande, el uso de mascarilla por todo ciudadano cuando se encuentra en lugares donde hay concentración de gente (…) es absolutamente prudente”, argumentó Mañalich el domingo.

Asimismo, detalló que para esta medida de prevención pueden ser útiles las mascarillas quirúrgicas o mascarillas caseras, considerando la escasez de estos elementos, incluso en los recintos médicos.