Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

Más de 73 mil micro, pequeñas y medianas empresas están morosas en medio de la crisis del COVID-19

La pandemia ha pegado de lleno a la mayoría de los rubros económicos del país y varias organizaciones han optado por flexibilizar sus modelos de negocios.

Más de 73 mil micro, pequeñas y medianas empresas están morosas en medio de la crisis del COVID-19
Por 18 de Mayo de 2020

El panorama nacional con respecto a la pandemia del Coronavirus ha empeorado en los últimos días, principalmente por el aumento explosivo del número de contagiados. Las cifras de personas fallecidas también vienen al alza y expertos coinciden en que el peak de la enfermedad está por llegar. 

Pero no solo la salud de los chilenos se ha visto afectada. La economía pasa por uno de los momentos más delicados de la historia reciente y las proyecciones de no son alentadores. Lamentablemente,  las micro, pequeñas y medianas empresas -que generan el mayor porcentaje de empleos en el país- son las principales afectadas en medio de la crisis por el coronavirus, entendiendo que las medidas de asistencia nunca serán suficientes. 

Es por esto que, independiente del rubro, muchas organizaciones han debido innovar en sus modelos de negocios para intentar sobrellevar la crisis sanitaria. Para el empresario inmobiliario Enzo Langer, la emergencia modificó el tablero y obligó a pensar en la flexibilización. “Si bien uno como emprendedor debe ser flexible y adaptable de por sí, siento que muchos se habían acostumbrado a hacer las cosas solo de cierto modo, y el COVID─19 llegó como un balde de agua fría a despertarnos y recordarnos que nada en la vida es inmutable y todo está en permanente cambio”, señala.

Esta flexibilidad, explica, se ha visto reflejada por un lado en la implementación de cambios tecnológicos para mejorar el funcionamiento de las empresas en medio de la pandemia del coronavirus, así como también en buscar nuevas formas de interesar a los clientes, en su caso, las casas prefabricadas.

“No es ningún secreto que las ventas de viviendas nuevas han caído un 60 % en este primer trimestre. Eso nos coloca en un escenario igual de difícil que el que vivimos como país en 2009, debido a la crisis de las hipotecas subprime. Sin embargo, creo que quienes logremos sortear esta etapa con éxito, saldremos fortalecidos como empresarios”, aseguró Enzo Langer.

En este sentido, señaló que para enfrentar mejor una crisis es fundamental “dejar el ego a un lado y utilizar a su favor todas las herramientas financieras de las que puedan echar mano”.

Una opinión similar tiene el empresario automotriz Eduardo Bristilo, quien explica que la crisis provocada por el COVID─19 obligó a muchos emprendedores a renegociar con la banca las condiciones de créditos. “En nuestro caso, afortunadamente obtuvimos la respuesta que necesitamos y eso nos dio un pequeño respiro financiero, pero sin duda para los micro y pequeños empresarios cada día es una batalla”, señaló.

Con la misma lógica de adaptabilidad opera la empresaria turística Paulina Cares, quien luego de la llegada del Coronavirus debió dejar en pausa su rubro de arriendo de cabañas, para ofrecer al público asesoramiento de imagen y fotografía profesional: “esta es una época para pensar muy bien cada paso que se da en términos de endeudamiento porque un error simplemente te puede llevar a la quiebra”. 

Empresas morosas

Las deudas son en Chile la mayor amenaza para las empresas medianas y pequeñas, quienes conviven diariamente con el fantasma de la insolvencia y posible quiebra. Según las estadísticas de la Superintendencia de Insolvencia y Emprendimiento, en Chile existen actualmente más de 73 mil empresas entre micro, pequeñas y medianas que se encuentran es estado de mora en medio de la crisis por el coronavirus. Es decir, con compromisos financieros impagos de diversa índole.

Al dividirlas en sectores económicos a los que pertenecen encontramos que aquellas vinculadas al rango de “administración pública” deben un promedio mayor al resto (cerca de $85 millones cada una), mientras que las adscritas al sector “minas y canteras” cuentan con deudas cercanas a los $45 millones. Asimismo, las empresas relacionadas al rubro “actividad inmobiliaria” promedian una deuda total de $25 millones cada una.

Con este escenario, Enzo Langer apunta a que “los emprendedores chilenos tenemos a nuestro haber una larga lista de obstáculos naturales vencidos: terremotos, inundaciones, incendios, aluviones y cuántos otros. Tengo fe en que en esta ocasión la pandemia tampoco nos doblegará, y cuando todo pase estaremos fortalecidos en un mil por ciento”. 

Relacionados

Comenta