Nacional

“Me metía la cabeza en el inodoro”: ex tenista argentino denunció los maltratos de su padre entrenador

Guillermo Pérez Roldán reveló los complicados momentos que vivió mientras trabajaba junto con su padre. “A los 24 años me robó todo el dinero”, dijo.

Por , 25 de Mayo de 2020

El ex tenista argentino Guillermo Pérez Roldán impactó al mundo del deporte al revelar los maltratos que sufrió de parte de su padre, quien ejerció como entrenador durante gran parte de su carrera profesional.

El campeón junior de Roland Garros 1986 y 1987, quien hace algunos años fue coach del chileno Cristián Garín, habló del infierno que vivió durante sus primeros años de trayectoria, cuando estuvo bajo el mando de Raúl Pérez Roldán.

“Mi padre fue un visionario, un gran entrenador, pero para mi desgracia, yo era su hijo. Ojalá hubiera tenido un mejor padre y un peor entrenador”, señaló el ex deportista en una entrevista al diario trasandino La Nación.

El ex número 13 del ranking ATP y nueve veces ganador de torneos del circuito profesional afirmó que “la traición de un padre a un hijo es algo horrible. Le invité a mi boda, me pidió perdón, pero al día siguiente ya me estaba haciendo desgracias otra vez”.

“Había ocasiones en que perdía un partido, llegaba a la habitación y me pegaba un puñetazo en la boca. También me metía la cabeza en el inodoro o me daba con un cinturón. Y por supuesto, me robaba todo el dinero que ganaba”, afirmó.

Guillermo Pérez Roldán contó que decidió apartar a su papá debido al daño que le estaba provocando a su propia carrera. “No daba para más. Le mandé a casa porque me era imposible seguir así. Estuve compitiendo sin entrenador mucho tiempo, a veces me llevaba amigos. Hubo una vez que, siendo junior, después de ganar tres torneos seguidos, perdí en primera ronda y me dio una paliza con el cinturón diciéndome que no me había movido bien”, expresó.

“A los 24 años me robó todo el dinero, todos los cheques que había recibido de la ATP estaban en una cuenta familiar y si firmaban mi padre y mi madre podían sacarlo. Terminé mi carrera y a los tres meses era pobre”, añadió.

El punto cúlmine de todo el conflicto llegó en 1993, tras el torneo de Roland Garros, cuando Pérez Roldán se provocó una lesión que terminó sacándolo del tenis justamente por defender a puñetazos a su padre, quien estaba involucrado en una pelea en las calles de Génova, en Italia.