Nacional

Del rebaño al analfabetismo: David Bravo alerta sobre llamados masivos a cambios de fondo

El líder de la comisión presidencial que evaluó mecanismos para mejorar el sistema previsional en el segundo Gobierno de Michelle Bachelet ve con buenos ojos la propuesta más polémica del Ejecutivo.

Por , 6 de Junio de 2020

El tema previsional volvió a la discusión social en la última semana. El 2 de junio, el Gobierno presentó dos indicaciones al proyecto que establece nuevas exigencias de transparencia y reforzamiento de responsabilidades de los agentes de los mercados, generando una campaña de la consultora Felices y Forrados acusando un “corralito” en las pensiones. Sin embargo, David Bravo, líder de la comisión presidencial que evaluó mecanismos para mejorar el sistema previsional en el segundo Gobierno de Michelle Bachelet, ve con buenos ojos la propuesta más polémica del ejecutivo: un límite al cambio de fondos.

A través de las redes sociales, Felices y Forrados anunció que La Moneda haría un “corralazo a la libertad para cambiarse de fondo”. Y es que el Gobierno busca limitar hacia dónde se cambia el fondo de pensión, proponiendo que sea adyacente. Esto quiere decir que una persona en el fondo A solo podrá cambiar de forma inmediata su cuenta al fondo B; alguien que tenga sus recursos en el fondo B solo podrá cambiarse al A o C; y así sucesivamente.

La indicación se basa en un informe de la OCDE que ve peligros en los constantes y masivos cambios de fondo. “Es apropiado imponer barreras explícitas para el cambio de fondos, como restringir la frecuencia de las transferencias, limitar las estrategias de inversión riesgosas para las personas mayores y restringir los movimientos entre fondos muy conservadores y agresivos sobre la base de que este tipo de cambios rara vez serán mejores para el interés de los inversionistas”, afirma el documento de la OCDE.

Los llamados masivos a cambios de fondo se han popularizado en Chile en los últimos años, tanto por el movimiento NO+AFP como por asesores previsionales como Felices y Forrados. De hecho, estos últimos, enviaron un correo a sus clientes a fines de mayo con la recomendación de cambiarse al Fondo E de las AFP, el multifondo más conservador del sistema, pese a las advertencias de los economistas sobre estos cambios. David Bravo, hoy director del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales UC, es uno de esas voces que llaman a la cautela.

Según cuenta el líder de la “Comisión Bravo”, los cambios en los fondos de pensiones fueron una de las preocupaciones mencionadas por el grupo que le tocó presidir en 2015. Ya en ese entonces había alerta respecto a los multifondos que se crearon a partir del 2004, generando la posibilidad de movilidad, que en principio no es algo negativo para el economista mientras haya una mirada a largo plazo.

David Bravo haciendo entrega de los resultados de la “Comisión Bravo” sobre pensiones a Michelle Bachelet. Foto: Agencia Uno

“Esto se distorsionó con el surgimiento de estas instituciones que básicamente hacen que los afiliados se comporten como si estuvieran en una mesa de dinero, cambiando la naturaleza de lo que son estos ahorros previsionales, y por otro lado, con malos resultados para los afiliados“, dice Bravo a EL DÍNAMO.

Sin mencionar directamente a Felices y Forrados, el economista indica que “estas instituciones crecen en función del analfabetismo financiero y previsional de la población. Las personas van siguiendo los consejos que se puedan entregar sin mayor razonamiento, y esto es no es beneficioso para las personas y probablemente sí para quienes están dando estos consejos”.

“Nosotros incluso propusimos disminuir el número de fondos, porque el número actual supera la capacidad que tenemos la mayoría de las personas para poner nuestra atención”, agrega, considerando que hay que tomar en cuenta variables como rentabilidad, comisiones y proyecciones de retorno. “Esto hace que los afiliados sean presa de cualquier institución que los mueve como rebaños“, continúa Bravo.

Para el economista, la clave es tener menos opciones y más educación previsional. “Lo que ha hecho falta es regulación, y eso es lo que viene ahora“, concluye David Bravo.