Cerrar publicidad
Cerrar publicidad
ESPECIAL Coronavirus en Chile: casos confirmados, muertes y últimas noticias ver más

Nacional

No hubo diálogo: así fue la semana previa a los incendios y destrozos en municipios de La Araucanía

Los alcaldes de las zonas afectadas acusaron al Gobierno de no facilitar un diálogo con ellos, argumentando que esto ha entorpecido los esfuerzos por solucionar los conflictos.

No hubo diálogo: así fue la semana previa a los incendios y destrozos en municipios de La Araucanía
Por 4 de Agosto de 2020

Han pasado más de 48 horas desde la violenta noche que remeció la Araucanía y que terminó con municipios desalojados e incendiados.  ¿Cómo se llegó a esa situación que terminó en un enfrentamiento entre civiles? 

El alcalde de Victoria, Javier Jaramillo, cuenta a EL DÍNAMO que el mismo día en que se tomaron los inmuebles se solicitó una reunión con el intendente de La Araucanía, Víctor Manoli, para buscar soluciones. Los municipios han sido vitales en la pandemia para ayudar a las familias y entregarles información relevante para acceder a diversos beneficios.

“Cuando se tomaron los cinco municipios, de forma simultánea, nos reunimos con el gobernador para que iniciar el proceso de diálogo, que buscáramos la forma de resolver el problema (…) esto era una cuestión concertada, no era algo causal, y no era en contra de nosotros (alcaldes)”, relató Jaramillo, quien sostuvo que durante la reunión no se les dijo específicamente cómo proseguir ante la situación, pero que posteriormente el intendente informó por la prensa que tenían que desalojar los inmuebles.

“Nuestra mayor preocupación era qué impacto iba a tener. Nosotros le indicamos al gobernador lo que podría ocurrir si iniciábamos acciones violentas (…) desde el martes hasta el viernes no pudimos hablar con ninguna  autoridad regional, nos negaron la posibilidad. Era solo desalojar, desalojar; además de  violencia, violencia y más violencia”, sostiene el alcalde.

Momentos más tarde, los alcaldes lograron conseguir una reunión con el Ministerio de Justicia, tras presiones y “pidiendo por favor, porque aquí nos cerraron todas las puertas”.

Jaramillo argumenta que desde el Gobierno insistían en que se trataba de un conflicto entre los habitantes y los municipios. Pese a que se conocía que los comuneros se habían tomado los municipios de La Araucanía tras no llegar a un acuerdo con las autoridades por la situación que vive el machi Celestino Córdova, y otros comuneros, debido a la huelga de hambre que sostienen hace más de 85 días.

“Finalmente nos dicen que el viernes nos va a recibir el subsecretario de Justicia, pero en Santiago, no aquí en la región, a lo que dijimos que no estábamos disponibles”, agregó.

Luego de esto, los jefes comunales pidieron al gobernador –después de que se habían acabado las instancias de diálogo– que iniciara el desalojo de los municipios.

El alcalde de Traiguén, Ricardo Sanhueza,  coincidió con lo señalado por Jaramillo, y destacó que todos los municipios afectados enviaron la carta solicitando que se cumpliera con el mantenimiento del orden público, “pero parece que el gobernador no entendió”.

“Incluso, se mandaron dos cartas. Una el 27, cuando se toman los municipios, y otra el 31 de julio. En esta última se solicita que por favor se considere el primer documento”, cuenta Sanhueza.

Asimismo, reveló que los cinco municipios estuvieron en constante contacto y analizaban juntos las posibles consecuencias que podría traer el desalojo, y la violencia que éste significaba, considerando que no existía un plan concreto para llevarlo a cabo sin que se provocaran incidentes.

“¿Cómo lo iban a hacer? Iban a empezar en una comuna primero y después las otras (…) entonces nosotros decíamos:’el último que va a quedar le van a quemar la municipalidad’. La idea era hacerlas todas al mismo tiempo, pero ¿tenía Carabineros la capacidad logística para hacerlo? era un problema”, relató.

Parte de la infraestructura de la Municipalidad de Traiguén fue consumida por un incendio, que según el jefe comunal se inició luego de que se registraran los incidentes en Curacautín y Victoria.

“En Traiguén no hubo enfrentamiento previo (…) cuando se llegó a la municipalidad ya estaba en llamas”, reveló Sanhueza.

Un ministro sin palabras

Durante la semana, el ministro del Interior, Víctor Pérez, visitó la Región de La Araucanía. La gira no estuvo exenta de polémicas y estuvo lejos de calmar los ánimos con los municipios.

“El diálogo, la conversación y escuchar a todos los actores es parte de mi actividad (…) El Gobierno no pretende poner por sobre las espaldas de las policías la solución de un conflicto. Queremos que las policías actúen con mayor eficiencia para desarmar organizaciones delictuales. Eso significa generar diálogos políticos y sociales, con personas que piensan distinto a uno, pero que es necesario para restablecer la paz”, expresó el ministro en su llegada a la región.

Pese a su discurso, y según los jefes comunales, Pérez no cumplió con sus actividades por completo, ya que se negó a reunirse con ellos y tampoco escuchar a las comunidades.

Ministro del Interior, Víctor Pérez, en su primera visita a La Araucanía.

“El ministro del Interior se niega a hablar con nosotros el día que está acá en la región (…) se negó. Estuvo en un punto central donde pudimos haber llegado todos los alcaldes, pero se negó a conversar con nosotros y nos manda a decir que actuemos solamente con violencia”, comenta Jaramillo.

Jaramillo criticó que Pérez se enfocara en el control social y fiscalización, “pero no habla de escuchar a los alcaldes, a las comunidades (…) se ha terminado satanizando a toda la comunidad mapuche. Aquí son grupos super reducidos que están teniendo la capacidad de coordinarse, generar estos actos de violencia y el Gobierno y las policías no son capaces de controlarlo, ni anticiparse”.

“El ministro sigue emitiendo juicios, no haciéndose cargo y responsable de lo que está ocurriendo en nuestra región. Hoy día es él el responsable de lo que está pasando”, agrega.

El pasado domingo, Pérez aseguró –en conversación con el programa Estado Nacional– que en La Araucanía “hay un problema extremadamente serio en materia de violencia”.

“Quiero dejar en claro que el tema no es meramente policial, sino también un tema político de fondo que hay que resolver, pero para conversar tenemos que aislar a los violentistas (…) no son los violentos quienes van a resolver el problema, sino que las grandes mayorías muchas veces silenciosas que sentándose y conversando van a poder avanzar en este tema”, declaró el ministro.

El catastro después de la tormenta

Tras la semana de toma, y los incidentes ocurridos durante el sábado y domingo, los edificios municipales quedaron con serios daños que significarán millones de pesos en reconstrucción para los municipios de La Araucanía.

“Las municipalidades son como La Moneda para nuestras comunas (…) en este municipio está también Correos de Chile, oficinas del Servicio de Impuestos Internos, entre otros servicios”, explica Jaramillo.

En ese contexto, aseguró que ya se están realizando las labores de limpieza y prontamente las de acondicionar nuevamente los espacios, lo que a juicio del alcalde podrían significar gastos por 200 millones de pesos, ya que prácticamente hay que re-amoblar todo el edificio y mejorar los sistemas de seguridad.

“Aquí vamos a tener que gastar unos $200 millones solo en la municipalidad, que es lo que vamos a tener que dejar de invertir en la ciudadanía, al fin y al cabo”, lamentó el alcalde.

Todos estos gastos se sumarían a los que tendrán que hacer el resto de los servicios que se encontraban en el municipio, y que igualmente sufrieron daños durante la toma.

Por su parte, Sanhueza cuenta que los daños del incendio  se concentraron principalmente en la oficina de alcaldía y el departamento de finanzas, por lo que el área social continuará funcionando con normalidad. Sin embargo, aseguró que se necesitará una gran inversión para recuperar los espacios municipales. La Subsecretaría de Desarrollo Regional comprometió el domingo recursos para recuperar los edificios.

“Sólo en los daños hay 500 millones y después todo lo que es recuperación serían unos dos mil y tantos millones, los que tienen que venir desde el Gobierno central. Es imposible para nosotros”, concluyó el alcalde de Traiguén.

Relacionados

Comenta