“Siento que no soy yo”: el cambio de vida de la alcaldesa Claudia Pizarro tras recibir amenazas de muerte

En conversación con EL DÍNAMO, la jefa comunal de La Pintana sincera cómo ha visto afectadas sus actividades como autoridad y las dificultades para llevar a cabo con tranquilidad su vida personal.

El cambio de vida de la alcaldesa de La Pintana tras recibir amenazas de muerte
Por
Compartir

Tres años suma la alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro (DC), movilizándose todos los días y a todo lugar con un funcionario de la unidad de Protección de Personas Importantes de Carabineros, cuyo deber es alejar a aquellos que en 2017 la amenazaron con quitarle la vida a ella y a su familia.

La publicación de un reportaje de TVN que revelaba las conexiones entre el alcalde de San Ramón, Miguel Ángel Aguilera, con narcotraficantes de la zona, a los que incluso habría contratado para trabajar en el municipio, le cambió la vida a la jefa comunal.

Pizarro fue apuntada por cercanos a Aguilera como la responsable de armar un “montaje” en contra del jefe comunal de la vecina comuna. En aquella oportunidad, se dieron a conocer audios de Francisco Olguín, quien era la mano derecha de Aguilera, en los que llamaba a agredir a la alcaldesa.

En conversación con EL DÍNAMO, la jefa comunal cuenta que desde aquel 17 de octubre de 2017 en que fue emitido el reportaje su vida dio un giro radical, afectándola como persona y como autoridad, ya que estos amedrentamientos, asegura, pretenden alejarla de la gente que la sigue.

“Ha sido bastante complicado vivir de esta forma, con seguridad permanente, en términos de la libertad que tiene uno como individuo (…) soy una persona muy trabajólica y por lo tanto me esmero y trato de hacer bien las cosas. Mi gran problema es que la protección (los carabineros que la acompañan) no recibe pago por horas extras”, comenta.

En ese sentido, la alcaldesa argumenta que “a veces trabajo más de 12 horas diarias, y en ocasiones solo paro pensando en que ellos deben descansar”.

Pizarro relata que toda esta situación la ha vuelto una mujer más desconfiada, que piensa y medita muy bien sus movimientos, lo que ha afectado su relación con los pintaninos que cada vez la ven menos en las actividades realizadas por las comunidades, en las que estuvo presente por años antes de recibir tales amenazas.

“A mí me gustan mucho los bingos, compartir en general con la gente. Al principio de mi gestión iba a los incendios en compañía de Bomberos, contenía a las familias y eso ya no lo puedo hacer. Siento que ya no soy yo”, explica la alcaldesa con un tono más nostálgico. Sobre lo mismo, agregó que en este tipo de eventos no se puede emplear una seguridad controlada, por lo que representa un riesgo.

Todo esto, la alcaldesa de La Pintana asegura que aún no es visible para las personas, ya que muchos le dicen que “cambió” luego de tomar el cargo de alcaldesa y que no se interesa en asistir a dichas celebraciones o eventos, sin saber las razones tras sus ausencias.

Entre el miedo y la duda

Claudia Pizarro relató que una de las situaciones que le provocó temor y dudas respecto a su seguridad fue lo ocurrido en una fiesta de Navidad en la que se le alertó que si se subía al escenario la iban a matar.

La alcaldesa sostiene que los sujetos lograron enviar ese mensaje a las radios utilizadas por los funcionarios municipales y de seguridad que la acompañan. Pero tal amenaza no logró intimidarla del todo e incluso -según sus propias palabras- lo tomó casi como un desafío del que afortunadamente salió victoriosa.

“La intención de la persona que me amenazó era que yo no estuviera ahí, pero lo que hice fue subirme al escenario y hacer lo que venía haciendo todos los años. ¿Si es que tuve temor? Sí, porque sabía que había muchas personas ahí, pero también pensé en que sería un acto vil que lo hicieran así y en ese lugar”, contó.

“Tuve miedo, pero más que eso lo dudé. Yo era la única que estaba de acuerdo con subir al escenario y pensaba ‘ellos quieren sacarme de aquí, quieren sacarme de otra forma y buscan que yo tenga miedo’. Pero provocan todo lo contrario, me desafían pero no lo logran“, agregó la autoridad comunal.

La alcaldesa de La Pintana es enfática en señalar que lo único que busca es que las instituciones hagan su trabajo, para poder recuperar la confianza y de alguna forma volver a ser ella, sin restricciones.

“Lo que uno quiere es claridad de cómo han pasado las cosas, qué hay detrás de todo esto. Por lo tanto, necesitamos que se terminen las investigaciones y que se formalice a quien se tenga que formalizar, pero que ya se cierre este capítulo porque lo más importante es saber la verdad y la verdad nos hará libres, como alguien dijo por ahí”, concluyó.